salud dosmil voluntariado con valores

VOLUNTARIADO

REVISTA Nº 112 – SEPTIEMBRE 2013
El voluntariado con los valores

Hospitalidad

En el siglo XXI se puede de hablar de hospitalidad porque cuando nos dirigimos a otro lugar, sin duda, es lo que esperamos encontrar. En los centros, en los hospitales de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios se encuentra, se respira hospitalidad y acogida.

Los voluntarios tienen motivaciones diversas para realizar voluntariado, pero lo que manifiestan siempre es esto: ¡Qué ambiente más familiar! Sí que es verdad que los tiempos van cambiando, pero lo esencial sigue impregnando los centros de la Orden Hospitalaria.

Hospitalidad, respeto, calidad, responsabilidad y espiritualidad… todos y cada uno de estos valores, van conectados entre sí, no se entiende el uno sin el otro, por eso los voluntarios aprenden y viven estos valores mediante su actividad voluntaria, teniendo un impacto positivo en su vida personal.

Respeto

Nos habla de mantener ante los demás una actitud exenta de juicio, respetando los ritmos, acogiendo al otro tal y como es, sin indagar en su vida personal, ajustándose a los ritmos naturales del “otro”.

Calidad

Como nos dejó Juan de Dios: “haced bien el bien”, pues ahí lo tenemos. Lo que hagamos, lo que ofrezcamos, a lo que nos comprometamos tenemos que hacerlo bien. Los voluntarios tambien tienen este reto, porque su implicación así lo manifiesta, y la entrega desinteresada y autentica, ya habla de calidad.

Responsabilidad

Los voluntarios se sienten con la responsabilidad de ofrecer a la persona que sufre, su tiempo y compañía. El hecho de ser voluntario tiene una responsabilidad hacia el paciente, igual que los profesionales, asumiendo que están ahí porque son necesarios para la persona que sufre.

Espiritualidad

La presencia del “otro” ya es espiritualidad, y como la espiritualidad es un valor netamente humano, los voluntarios la ejercen con tacto, con ilusión, trasladando a los pacientes del hospital esa presencia, esa compañía tan necesaria donde la debilidad se hace más presente que nunca. El ejercicio de “estar” de “ser” de “acompañar” es sin duda uno de los actos más importantes del voluntario.

Todos estos valores, se convierten en una auténtica hospitalidad, es el ejercicio que todos los profesionales y voluntarios tenemos que seguir aprendiendo, siendo los Hermanos de San Juan de Dios guías importantes es nuestra labor hospitalaria para que el que esté a nuestro lado se sienta acogido.

Necesitamos “contagiar la acogida a todos”, necesitamos decir esto cada día: ¡nos gusta que estés bien!

Todos y cada uno de nosotros debemos trasladar la hospitalidad, con el único objetivo de que todos los que pasen por aquí, sientan un ambiente hospitalario, familiar. Profesionales y voluntarios, tenemos este reto importante, porque es lo que nos dará identidad.

Rosa Quintano Veloso
Coordinadora de voluntarios
Hospital San Juan de Dios de León