50 años de historia del voluntariado 1
VOLUNTARIADO
REVISTA Nº 130 – MARZO 2018
En el Hospital San Juan de Dios de León se cumplen 50 años de historia. Tratándose de un carisma que abarca todo en el ser humano como es la hospitalidad, la acogida, y el buen hacer, el voluntariado ha sido, es y será parte de la historia del hospital.

En los archivos consta, y digo esto porque yo como coordinadora actual no he estado presente en sus inicios, pero la primera voluntaria del hospital con la que tuve la oportunidad de compartir algunos años de voluntaria empezó el 12/03/1990.

Contaré que su nacimiento fue como asociación de voluntarios, como todas las cosas que empiezan a andar y que al final consiguen dar grandes pasos.

Se relacionó en sus comienzos como una actividad parroquial, donde se ayudaba en lo que se podía, con el fin de que los pacientes estuviesen acompañados,
animados por personas diferentes a los profesionales.

Con el tiempo y como todo va evolucionando, existe una ley estatal y una ley autonómica para el voluntariado. Al pertenecer a la Fundación Juan Ciudad, ONGD, Organización No Gubernamental para el Desarrollo creada por la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios en España que trabaja en el ámbito social y sanitario desde la Cooperación Internacional, por un desarrollo sostenible y la defensa de los derechos humanos, el voluntariado de los centros pertenece a ella.

El voluntariado ha evolucionado notablemente en estos últimos años, así como su actividad, su hacer, sus perfiles, sus contextos. La Orden apuesta por ello y se
adapta a los tiempos que cambian, cambian las estructuras, las funciones y con todo ese cambio vamos caminando. Pero lo que no cambia es la persona, su
vulnerabilidad, su soledad, por el motivo que nació el carisma: ayudar allí donde nos necesiten, siempre ayudar, siempre estar con el necesitado con lo vulnerable
de la sociedad, ahí sigue la Orden Hospitaria dando lecciones de humanidad, de respeto, de trabajo bien hecho.

San Juan de Dios, el santo, fue sin duda alguien muy especial y tocando su corazón trasladó todo hasta nuestros días y ahí seguimos, ahí estamos caminando con la persona más necesitada de la sociedad.

Porque al final todo consiste en caminar con… y no se camina porque sí, el camino tiene que tener un fin, tienes que ser bálsamo, tu compañía tiene que ser auténtica y transparente, tiene que servir para algo. Los que nos sentimos aprendices en el carisma, nos damos cuenta del bien que ha hecho la Orden a lo largo de la historia y desde su nacimiento, siendo fiel a su carisma. Por eso desde el voluntariado del hospital, y celebrando y compartiendo historias, queremos transmitir las gracias, por dejarnos hacer cosas al estilo de San Juan de Dios, sin perder el horizonte. Todos: voluntarios, profesionales, hermanos, bienhechores, nos alegramos de caminar juntos y poder celebrar los 50 años de vida, de mucha vida en el hospital; con alegría y sabiendo que la hospitalidad debe ser el timón donde nos agarremos fuerte, porque saldrán muchas cosas buenas.

 

Gracias a todos y cada uno los voluntarios que durante los últimos años han compartido parte de esta historia. A todos, ¡UN MILLON DE GRACIAS!