¿Nos importa más la prevención ahora que antes de la pandemia? 1
RECURSOS HUMANOS

REVISTA Nº 146 – MARZO 2022

¿Nos importa más la prevención ahora que antes de la pandemia?

Han pasado dos años desde que comenzó la pandemia por Covid-19, un periodo intenso y exhausto, que nos ha hecho tener la sensación de que parezca que ha pasado más bien un lustro.Han pasado dos años desde que comenzó la pandemia por Covid-19, un periodo intenso y exhausto, que nos ha hecho tener la sensación de que parezca que ha pasado más bien un lustro. Pero también es verdad que a día de hoy ya se atisba un rayo de luz y se asoma la ilusión que nos empuja a tener fe en que realmente la vida será otra vez como era, y por ello es un momento interesante para pararse a pensar si la prevención que había antes era suficiente o es necesaria una revisión, para decidir si los cambios aplicados en estos meses han venido para quedarse o si es suficiente con los niveles preventivos laborales que había instaurados antes de marzo de 2020.

Como todos hemos vivido de una u otra forma, el virus ha afectado en casi todos los aspectos del mundo profesional, desde el riesgo de transmisión del virus en los lugares de trabajo hasta los riesgos para la salud que han surgido como consecuencia de las propias medidas tomadas para evitar su propagación, como por ejemplo las complicadas circunstancias en las que han tenido que teletrabajar algunas personas o la fatiga provocada por los EPIs. Lo que nos lleva a preguntarnos: ¿La pandemia ha hecho que la prevención de riesgos laborales esté más en presente en las empresas que antes?

Hablando en términos generales, es una realidad que las medidas de prevención laboral no forman parte del grupo de conocimientos que más inquieten o seduzcan a la sociedad, al menos hasta este momento, ya que siempre ha llevado apellidos como tediosa, repetitiva, excesivamente protocolizada o incluso algo incomprensible en algunos casos, pero si bien es verdad que, aunque no sea un motivo de curiosidad o afán de aprendizaje, el deseo de disfrutar del respaldo del cumplimiento empresarial legislativo en cuanto a prevención, es un interés común de todos los trabajadores en su día a día.

A lo largo de este tiempo, hemos utilizado palabras que posiblemente no teníamos tan presentes o que nunca habíamos necesitado utilizar como riesgo biológico, EPIs, mascarilla, aislamiento, etc. Estas y otras muchas que ahora son más familiares para todos, están incluidas en el vocabulario habitual de la prevención de riesgos laborales, lo que nos hace pensar que seguramente si la prevención fuese más cercana, accesible y comprensible para todo el mundo, despertaría más interés y curiosidad por una disciplina que se encarga de cuidar y proteger y que cuando está presenta no pide protagonismo, pero cuando no lo está lo tiene sin pedirlo.

Posiblemente una forma de hacerla más ligera pasa por impartir formaciones menos teóricas y más prácticas y apetecibles, donde aprender prevención no genere pereza si no ganas de conocer a la perfección como actuar en cada situación para estar seguros, protegidos y tranquilos en nuestro entorno laboral.
Quizá por este motivo es tan necesario darle la visibilidad y la importancia que se merece, y por ello el próximo 28 de abril se celebra el Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el Trabajo. El origen de esta fecha tan relevante fue gracias a la iniciativa de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), cuyo objetivo es promover la prevención de los accidentes del trabajo y las enfermedades profesionales en todo el mundo dando así lugar a un trabajo seguro y saludable.

La idea primordial es crear una conciencia social para disminuir los riesgos y daños que puedan sufrir los trabajadores en el campo laboral en todo el mundo. Su campaña de sensibilización persigue centrar la atención internacional sobre cómo, a través de la creación y promoción de una cultura de seguridad y salud en las empresas, se puede ayudar a disminuir el número de lesiones, enfermedades y muertes relacionadas con el puesto de trabajo. Hacen hincapié en diversos conceptos como por ejemplo que las organizaciones son las responsables de garantizar que el entorno de trabajo sea seguro y saludable, pero que también los empleados deben conocer perfectamente sus derechos y obligaciones en materia preventiva.

Es evidente el esfuerzo que la prevención ha realizado en el ámbito empresarial teniendo que adaptarse de forma exprés a una situación nueva, cambiante, sin precedentes y que ya dura varios años. Instantes de dudas y preocupación por hacer las cosas de la mejor manera y en el menor tiempo posible. En el Hospital San Juan de Dios de León nos sigue preocupando mucho la prevención de riesgos de los trabajadores. En este sentido, en el año 2021 se impartieron 2.560 horas de formación en prevención, al tiempo que se llevan a cabo permanentemente acciones como, por ejemplo, la más reciente: la revisión en materia preventiva de todos los puestos de trabajo.

    Leticia Álvarez García

    Recursos Humanos

    Hospital San Juan de Dios de León