RECURSOS HUMANOS

REVISTA Nº 117 – DICIEMBRE 2014

Cultura organizacional: valores compartidos, estrategia y compromiso

Todas las organizaciones cuentan con un conjunto de valores que configuran su cultura, que se establecen de forma gradual y se consolidan gracias a la coherencia de sus miembros entre lo que piensan, lo que son y lo que hacen, no son simples declaraciones de intenciones, sino que permiten ordenar las
relaciones entre todos los colaboradores, influyen directamente
en los resultados de la empresa y es lo que la dota de personalidad, la hace única y distinta a las demás.

En el año 2010, Steve Jobs, CEO de Apple, concedía una entrevista la misma semana que Apple superaba a Microsoft en capitalización bursátil. El entrevistador preguntó a Steve Jobs si cuando regresó a Apple, a finales de los años noventa, llegó a imaginar algo así, a lo que Steve Jobs respondió: “bueno, Apple estaba a 90 días de ir a la bancarrota en esos días, estaba mucho peor de lo que yo creía cuando regresé, yo esperaba que todos los buenos empleados se hubiesen ido y me encontré con gente milagrosa, gente realmente asombrosa y les pregunté sin rodeos, ¿por qué seguís aún aquí?, y muchos de ellos me respondieron lo mismo “porque creemos en los 6 colores”, refiriéndose al viejo logotipo de Apple, “porque amamos lo que este lugar representa o al menos representaba”, eso nos hizo a todos querer trabajar más duro para poder sobrevivir, para hacer que esos valores sobreviviesen”. Un año después, en el verano de 2011, Apple sobrepasó a Exxon como la empresa de mayor capitalización del mundo.

No vamos a analizar aquí las claves del éxito de Apple pero sí uno de sus fundamentos, la importancia de compartir los valores organizacionales como factor competitivo y como elemento esencial para superar las dificultades y retos que se presentan en el marco empresarial.

La forma en la que los valores compartidos influyen directamente en la gestión empresarial se extiende hacia todos los procesos de la organización, nos permite contar con una base sólida en la toma de decisiones, la gestión del cambio y la implementación de la estrategia, al tiempo que creamos valor con los colaboradores externos e internos y mejoramos la satisfacción de los empleados, que se encontrarán más motivados para esforzarse al máximo con el objetivo de conseguir los mejores resultados para le empresa y para ellos mismos.

La extensión de los valores a lo largo de la organización depende esencialmente de sus líderes, ya que son sus creencias compartidas las que van a determinar la manera de actuar de todos los colaboradores, si los responsables de las empresas se mantienen firmes en su manera de actuar y en los valores que justifican sus decisiones, poco a poco la cultura organizacional se irá propagando hasta que la mayoría de los colaboradores la hagan suya y terminen por trabajar de acuerdo a ella de manera natural.

Ahora bien, los propios empleados deben asumir su responsabilidad en el proceso de compartir esos valores empresariales desde el mismo momento de la incorporación, la falta de identificación con la cultura organizacional perjudica no solo a la empresa, ya que este tipo de empleados suelen generar un mal clima laboral y se caracterizan por su falta de compromiso, sino también al propio empleado, ya que su incapacidad para adaptarse puede conducirle a la desmotivación y el individualismo quedando aislado del sistema, por lo tanto, presentar una candidatura para una empresa con la que no nos sentimos identificados es un gran error que puede convertirse en un suplicio profesional.

Cinco son los valores que sostienen y fundamentan la cultura organizacional de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, la hospitalidad es nuestro valor central que se expresa y concreta en los cuatro valores guía, calidad, respeto, responsabilidad y espiritualidad, son nuestra razón de ser, la esencia de nuestra visión y misión y cada día impregnan todo lo que hacemos quienes formamos parte del Hospital San Juan de Dios de León. La integración de estos valores se realiza desde la propia estrategia del Hospital que los incorpora a cada uno de nuestros procesos y sistemas, se despliega a través de nuestros líderes que actúan movidos por ellos y por la fortaleza de nuestra cultura organizacional y se materializan en cada una de nuestros colaboradores que han hecho suya esa cultura.

Una empresa en la que los valores se gestionan de manera sistemática tiende a aumentar el compromiso social, está más legitimada para establecer cambios organizacionales y será mas ágil a la hora de definir e implantar su visión estratégica, en definitiva, gracias a la cohesión que proporciona una cultura organizacional fuerte entre todos los colaboradores en torno a una misión y visión comunes, la empresa estará mejor preparada para afrontar escenarios de crisis, en los que la cuenta de resultados, la estabilidad de los colaboradores o la propia viabilidad del negocio puedan estar en peligro.

Douglas McEnroe, director de la consultora Douglas McEnroe y Asociados, concluye que “si no se conoce y comprende la cultura, es casi imposible conseguir la transformación necesaria para afrontar los nuevos retos con garantías”, en entornos cada vez más inciertos, adversos y competitivos, donde las reglas del juego están en constante cambio, la cultura organizacional se convierte en el fundamento del proceso de transformación y supervivencia de las organizaciones.

Mónica Redondo Arias
Responsable de RRHH
Hospital San Juan de Dios de León