RECURSOS HUMANOS
REVISTA Nº 127 – JUNIO 2017

Culturaorganizacional, la teoría z de
William G. Ouchi

William G. Ouchi nacido en 1943, en Honolulu, Hawai, es un profesor norteamericano y autor en el ámbito de la gestión empresarial, que en 1981 publicó el libro ‘Teoría Z: cómo pueden las empresas hacer frente al desafío japonés’.

Con la colaboración de Richard Pascale, a partir del estudio comparativo entre la cultura empresarial japonesa y norteamericana desarrolla un modelo organizativo alternativo que sugiere que los individuos no desligan su condición de seres humanos de la de empleados y que la humanización de las condiciones de trabajo aumenta la productividad de la empresa y la autoestima de los empleados. Esta teoría nos propone un retorno al humanismo, al respeto de la inteligencia humana y a la dignidad de ser hombre, independientemente del puesto que se tenga en el organigrama de una empresa.

Empleo como parte estructural de la vida

Ouchi considera que un empleo es más que eso, es la parte estructural de la vida de los empleados, es lo que les permite vivir donde viven, comer lo que comen, vestir lo que visten… si este empleo es desarrollado de forma total dentro de una organización, como ocurre en la teoría Z, la persona se integra a ella y crea un sentido de pertenencia que la lleva a dar todo lo posible por alcanzar los objetivos empresariales, con lo cual la productividad estaría prácticamente asegurada.

La teoría Z parte de 3 tipos de empresa: empresas A (americanas), empresas J (japonesas) y empresas Z, cuya cultura, la cultura Z, es novedosa y en ella las personas encuentran un ambiente laboral integral que les permite auto-superarse para su propio bien y el de la empresa.

La cultura Z es participativa y se basa en las relaciones humanas, pretende entender al trabajador como un ser integral que no puede separar su vida laboral de su vida personal, por ello, invoca ciertas condiciones como la confianza, el trabajo en equipo o la toma de decisiones colectiva, aplicadas para obtener un mayor rendimiento del recurso humano y conseguir mayor productividad empresarial, creando una nueva filosofía empresarial humanista en la cual la empresa esté
comprometida con las personas.

Valores fundamentales teoría

La teoría X de William G. Ouchi se sustenta en seis valores fundamentales:

Confianza: basada en un clima ético y en la justicia. Se promueve la confianza ascendente y descendente, los controles no son tan exigentes y se fomenta el autocontrol entre los trabajadores, ya que así el trabajador se comporta de acuerdo a lo que se espera de él.

Si se tiene confianza en las personas, las personas tienden a comportarse correctamente.

Sutileza: de pensamiento y de inteligencia. El trato con los empleados debe adecuarse a cada uno de ellos, todas las personas son diferentes por eso cada individuo necesita un trato específico.

Equidad: la justicia se suaviza y adecua a la realidad de cada día, con lo que las personas se sienten amparadas por ella.

Intimidad: la relación con los empleados no es meramente funcional sino que debe abarcar a toda la persona, no se despersonaliza a nadie, el empleado no es sólo un trabajador y el autoritarismo es poco factible.

Lealtad: para un empleado japonés la lealtad es un deber imprescindible, cuando deja de ser leal, su empleo en la compañía termina para siempre y, lo que es más grave, tendrá serias dificultades para volver a trabajar en Japón.

Humildad: reconocer las propias limitaciones y capacidades. La humildad está muy cerca de la verdad, de la realidad, de la objetividad de las cosas y se adquiere con el tiempo, se incorpora despacio a nuestra personalidad, pero que suele arraigar con firmeza, es siempre positiva y constructiva.

Desarrollo de la cultura z

El proceso de desarrollo de la cultura Z consta de 13 pasos y suele comenzar con el interés de una persona clave a la que le importa lo suficiente la organización con independencia del riesgo que conlleva tomar la iniciativa y asumir la responsabilidad del proceso, una vez finalizada la implementación, las empresas Z tienen unas metas comunes, trabajar en equipo, compartir los mismos objetivos, disfrutar lo que se hace y la satisfacción por la tarea cumplida, son características de la cultura Z que abren las posibilidades de mejorar el rendimiento en el trabajo. Algunas de las medidas propuestas por esta teoría están presentes en el Hospital San Juan de Dios de León, la creación de espacios que faciliten la participación de los empleados en la estrategia y objetivos, las políticas de conciliación que se aplican a través del modelo EFR o los planes de formación continua, son instrumentos centrados en los recursos humanos de la empresa como su activo más valioso.

Sin embargo, esta teoría no es infalible, nada es bueno si se lleva al extremo y, por supuesto, esta teoría también tiene sus desventajas, no obstante, ofrece recursos para dirigir a las personas de forma que el trabajo realizado en equipo sea más eficiente y la integración de ciertos aspectos de la teoría Z puede dar paso a una organización sólida, fuerte y con una alta cohesión interna.

Confianza, sutileza, equidad, lealtad y humildad son los seis pilares en los que se sustenta la cultura Z.

Mónica Redondo Arias
Responsable de RRHH
Hospital San Juan de Dios de León