PASTORAL

REVISTA Nº 120 – SEPTIEMBRE 2015

Pastoral de la salud, en todo y siempre
pastoral

Con este planteamiento reconozco que estoy perdido, que el futuro suena a incierto. Sin embargo, comentando estas cosas -en esas conversaciones de pasillo y despacho – alguien me comento: «perdido, pero recuperable”. Veía muchas puertas cerradas, y se abrió una ventana que daba espacio a la esperanza. Por tanto, manos a la obra.

Y la obra no es otra que un libro de la Orden con el título “La Pastoral según el estilo de San Juan de Dios”. No es del siglo pasado, es de este mismo siglo y reciente, del 2012.

En él, el Superior General -Hmno. Donatus Forkam-, en la presentación escribe: “Se trata de un documento que surge del compromiso de toda la Orden y que analiza los ámbitos en los que la Pastoral en nuestros Centros está llamada a expresar el estilo peculiar de nuestra misión a través de la hospitalidad, siguiendo el ejemplo de San Juan de Dios”.

Esta pequeña ventana me ha dado nuevo impulso y un poco de aire fresco. Sigo pensando y sigo leyendo y, bajo el peso del calor de una tarde de agosto, encuentro la frescura de unos párrafos algo iluminadores:

“En la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios cuando hablamos de pastoral lo hacemos a dos niveles: En el primer nivel lo entendemos como la dimensión evangelizadora y por tanto pastoral, en su acción práctica y concreta, de la misión que la Orden lleva a cabo en cada una de sus Obras Apostólicas”.

Es normal que cada uno intente arrimar el ascua a su sardina y, por tanto, que yo quiera decir que en todo lo que bulle en el hospital, que todo cuanto respiramos, ha de ser como un plus que se añade al trabajo ordinario, normal, diario en ese trato y cuidado de quien sufre, porque en todo ello resuena un eco de la caridad que siempre resonó en el corazón de Juan de Dios.

El objetivo de esta pastoral es hacer presente la fuerza humanizadora y salvadora que se encierra en Jesucristo.

Sigo leyendo: “En el segundo nivel nos referimos a la misión concreta que realiza el Servicio de Atención Espiritual y Religiosa que cada Obra Apostólica de la Orden ha de tener y que consiste en la atención de las necesidades espirituales y religiosas de las personas atendidas en nuestras Obras, de sus familias y de los Hermanos y Colaboradores de las mismas.

Es evidente que este segundo nivel constituye una característica fundamental de la misión y del proyecto evangélico y hospitalario de nuestras Obras y que contribuye de forma muy importante a la consecución de la misión evangelizadora y pastoral de las mismas”.

Cada centro, cada casa de la Orden, es un ámbito privilegiado en el que la Familia Hospitalaria de San Juan de Dios está llamada a realizar su misión cada vez con mayor conciencia de su responsabilidad.

Puede que me pierda aún más, o quizás que la ventana abierta dé impulsos a la recuperación, que tome conciencia de ser parte de la “Familia Hospitalaria”, familia con un estilo de vida tan peculiar que realiza su misión a través de la hospitalidad. Esto ya son palabras mayores, pues es idea del “JEFE”, de Juan Ciudad, de San Juan de Dios.

No es fácil después de tantos siglos mantener la frescura y el ardor de este legado que contiene un nuevo modelo de atención al enfermo y al  necesitado, en el que el ser humano es asistido con amor y de forma integral.

El hoy de la historia representa -para todo el entorno de San Juan de Dios y de sus Obras, para cada uno de nosotros- una oportunidad de ofrecer un testimonio concreto y profético a favor de la vida humana y de la dignidad de la persona.

Es hermoso pensar que cada gesto de un Hermano, de un Trabajador, de un Colaborador, de un Voluntario es un gesto Pastoral porque en él va la impronta de la caridad de Juan de Dios.

Y en el encuentro, en la consulta, en la cabecera de una cama, además de una pastoral de la Salud organizada y realizada de forma profesional,  se descubrirá el corazón mismo de lo que somos: la Familia Hospitalaria. En todo y todo PASTORAL como semillas de hospitalidad.

Abilio Fernández García
Servicio Atención Espiritual y Religiosa
Hospital San Juan de Dios de León