ORDEN SAN JUAN DE DIOS

REVISTA Nº 124 – SEPTIEMBRE 2016

Obra social en León

La Orden de San Juan de Dios surgió en España, en la ciudad de Granada, durante la segunda mitad del siglo XVI. Un hombre. Una ciudad. Un centro. Y ha llegado hasta nuestros días atravesando épocas de esplendor y de penumbra. En la actualidad cuenta con 1.105 Hermanos, de 52 nacionalidades distintas, que desarrollan su misión en 455 obras de los cinco
continentes.

En León, la Orden comenzó su actividad el 17 de agosto de 1968, fecha en la que ingresó el primer paciente en el hospital recién construido. Hoy gestiona tres centros de atención: además del propio hospital, un centro de rehabilitación para personas con enfermedad mental y un albergue de cogida para personas sin hogar. Cuenta con 8 Hermanos, 295 profesionales y 59 voluntarios. En el año 2015 atendió, en su conjunto, a más de 20.000 pacientes y usuarios.

Nuestra labor asistencial es de sobra conocida en esta ciudad, después de haber cumplido 48 años de funcionamiento ininterrumpido; por eso, desde estas líneas, queremos difundir un poco más nuestra labor social, que se desarrolla, al igual que en todos los centros de España, desde una doble perspectiva: ”cerca/lejos”, dirigiendo nuestros esfuerzos hacia los colectivos de personas necesitadas, ya se encuentren en nuestro entorno más inmediato, la provincia de León; o en países en vías de desarrollo, principalmente de África, Asia y América Latina, donde la Orden tiene presencia.

Cada año realizamos una planificación de actividades y las ponemos en marcha con la colaboración de miles de personas a nivel individual, a nivel de grupos de entidades y empresas y contando con el apoyo ocasional de las administraciones públicas. En los primeros nueve meses de 2016 ya hemos recaudado más de 7.000 euros, parte de los cuales se han destinado a las personas sin hogar atendidas en el Hogar Municipal del Transeúnte de León y en el comedor social de la Asociación Leonesa de Caridad y continuamos con otros proyectos para estos tres meses restantes, en los que esperamos completar los 5.213 euros que necesitamos para reparar el tejado del centro de salud mental Dalal Xel Fatick, en Senegal y los alrededor de 2.500 euros que requiere la adaptación del cuarto de baño de un niño leonés llamado David, que sufre parálisis cerebral.

Una de las acciones realizadas durante el tercer trimestre del año ha sido la campaña “verano solidario”, que consistió en la recogida de alimentos
para paliar el cierre de los comedores escolares. Colocamos dos contenedores, junto a cada una de las puertas principales de entrada al hospital y uno más en el centro de rehabilitación psicosocial y diseñamos un cartel para difundir la convocatoria, que publicamos en nuestra página web y redes sociales, además de cursar invitaciones directas a algunos de nuestros proveedores y clientes.

Esta campaña presentaba dos novedades, sobre otras de características similares que hemos realizado en Navidad y que, con seguridad, repetiremos este año. Por un lado, la fecha precisamente. Los inviernos en León son duros y las personas sin hogar o sin recursos sufren en esa época sus mayores necesidades. Podría parecer entonces que realizar esta campaña en verano es poco apropiado; pero cobra sentido con la segunda novedad comentada, el colectivo al que se dirigía principalmente: los niños. Por lo general, las personas sin hogar son hombres maduros; en algunos casos, también mujeres, pero los niños cuentan con protección especial de la Administración y la escolarización es obligatoria, por lo que no suelen situarse entre los colectivos más excluidos. Sin embargo, desde el inicio de la crisis, muchos niños que viven en familias  estructuradas y un hogar estable, se encuentran en situación de pobreza, de forma que acceden a las becas de comedor y disponen de una alimentación completa y gratuita durante el curso escolar, pero tienen que acudir en verano a los comedores sociales, cuando los colegios se cierran. Por eso pusimos en marcha la campaña.

Durante cuatro semanas recibimos los alimentos depositados altruistamente por varias personas: trabajadores del hospital y de la empresa IPS, voluntarios, pacientes, familiares y otros donantes anónimos. En total, conseguimos casi 230 kilogramos, que entregamos a los responsables del comedor social el 19 de julio. Es una cantidad modesta, muy por debajo de los 534 kilos que recaudamos la Navidad pasada, pero calculamos que permitirán dar una comida caliente a todos los usuarios del comedor social de León durante doce días y un desayuno completo durante cinco días más. Así pues, consideramos que esta actividad ha sido un éxito.

Este verano también mantuvimos en vigor la campaña de “un euro por consulta”, mediante la cual nuestros pacientes privados forman parte de la Obra Social sin que les cueste nada, ya que el precio de las consultas es el mismo de siempre y es el hospital quien asume el coste, dando la oportunidad a nuestros pacientes de cuidar su propia salud y, a la vez, la de miles de personas en todo el mundo, simplemente por elegirnos como centro para su asistencia sanitaria. Los importes recaudados durante este año se destinarán al centro de salud mental Dalal Xel Fatick, en Senegal.

Para terminar, contaremos algunas de las acciones previstas para este último trimestre del año, como la puesta en marcha de una biblioteca para nuestros pacientes y usuarios, gestionada por el servicio de voluntariado o la celebración de una carrera solidaria para fomentar la práctica del deporte y cuyas inscripciones se destinarán también al centro de salud mental de Senegal.

¡¡Gracias a todos los que hacéis posible que estas acciones se lleven a cabo!!

Nieves Díaz Canedo
Obra Social León
Hospital San Juan de Dios de León