Los trastornos de la conducta alimentaria en la pandemia 1

LA SALUD EN TU DIA A DIA

REVISTA Nº 146 – MARZO 2022

Los trastornos de la conducta alimentaria en la pandemia

Los Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA) están catalogados como enfermedades mentales graves con consecuencias para la salud física y psicológica de quienes los padecen y para sus familias. En 2019 alrededor de un 6% de la población adolescente e infantil de nuestro país sufría anorexia o bulimia. Según los datos de expertos y asociaciones, la situación que han vivido las personas que sufren este tipo de trastornos durante la pandemia ha sido muy difícil. 


En la mayoría de los centros y hospitales donde eran atendidas se pospusieron sus tratamientos salvo en casos de urgencia. Algunas familias con jóvenes ingresados se los llevaron a casa por miedo a que se infectaran de COVID en el hospital, asumiendo todo el cuidado incluso de aquellos en estado grave. Muchos pacientes con problemas de bajo peso tenían su sistema inmunológico muy débil con un riesgo añadido para su salud en caso de contagio.

El confinamiento supuso el aumento y empeoramiento de síntomas como la ansiedad, la irritabilidad, la tristeza, el miedo, la incertidumbre, el temor por cambios en su apariencia física, el pensamiento obsesivo y la tendencia al aislamiento, al mismo tiempo que generó inseguridad para poner en práctica los tratamientos en el ámbito domiciliario. En muchos casos las terapias se han hecho por teléfono y por videollamada, siendo fundamental tanto para las personas afectadas como para los familiares poder seguir en contacto con el equipo terapéutico. En el ámbito de la convivencia familiar han aumentado las dificultades, debido a la falta de espacio personal para momentos de desahogo, la ausencia de ejercicio físico fuera de casa y las alteraciones en la rutina habitual. A ello se añade el bombardeo de las redes sociales con recetas de cocina, además de las famosas e influencers haciendo ejercicio en sus domicilios o aprendiendo nuevas actividades como por ejemplo tocar un instrumento musical.

Todo esto ha afectado a muchas personas que se comparan con lo que se muestra en internet, llevándolas a sentirse frustradas. Una vez finalizado el confinamiento, la vuelta a la “nueva normalidad” también está siendo complicada para unos pacientes a lo que les resulta difícil volver a sus antiguas rutinas y exponerse a las relaciones sociales. Las consultas recibidas en los servicios de atención de las asociaciones contra los TCA alertan de un gran aumento de casos nuevos, así como de recaídas y de un agravamiento en la salud de las personas afectadas. Según los datos de la Fundación ANAR de ayuda a niños y jóvenes, al terminar el confinamiento los TCA aumentaron un 826% respecto a 2019 en este grupo de edad.

APATCA, la Asociación para la Prevención y Ayuda de los Trastornos de la Conducta Alimentaria, es la entidad leonesa que desde hace 12 años lucha por el bienestar de los pacientes y de las familias dándoles información y apoyo. Somos una asociación muy pequeña, pero incansable en la lucha de los derechos de las personas que sufren un TCA. Durante este tiempo hemos hecho un gran esfuerzo en dar visibilidad a este tipo de trastornos. Se han organizados tres jornadas de formación dirigidas tanto a profesionales del ámbito sanitario, educativo y periodístico, como a familiares, contando como ponentes con los mejores profesionales españoles en el tratamiento de los trastornos de la conducta alimentaria.

La asociación se ha reunido en Valladolid con los responsables de la Consejería de Sanidad y de la Gerencia del Área de Salud del Hospital de León para pedir una unidad especializada en el tratamiento de los TCA para la provincia. En 2017, después de una intensa campaña, se presentaron en la Junta de Castilla y León casi 4.000 firmas reclamando un servicio donde los pacientes puedan ser atendidos por profesionales especializados (hospitalizados si fuese necesario) y que cuente también con un Hospital de Día con comedor terapéutico para un abordaje más eficiente de dichas patologías. El consejero en aquel entonces no consideró necesario este recurso. Dentro de la Comunidad de Castilla y León hay unidades de este tipo en Burgos y Salamanca, pero creemos que es imprescindible una en León para ayudar a nuestros jóvenes y adultos a superar esta grave enfermedad. Es muy importante que la persona sea atendida en su ciudad para que pueda tener el apoyo de su entorno, a la vez que mantiene sus estudios o su vida laboral. De esta manera, su curación será más rápida y efectiva.

En 2020 presentamos dos quejas ante el Procurador del Común: una por la inactividad de la Junta y el abandono que sufren los pacientes al no poder contar con un tratamiento efectivo en su provincia; y otra para que se informe y se forme a los alumnos y al profesorado en los TCA, con el fin de detectar cuanto antes la enfermedad y de dar facilidades a unos pacientes que en ocasiones deben ausentarse para acudir a sus citas médicas. El Procurador del Común nos ha dado la razón en ambas reclamaciones. Aun así, continuamos luchando por la unidad especializada y multidisciplinar y el Hospital de Día para el tratamiento de los TCA que León se merece. Necesitamos personas que quieran colaborar con nosotras como asociadas, voluntarias o donantes. Estamos en la Avda. Padre Isla, nº 57 A (atendemos con cita previa), pero también nos puedes localizar en el 638 824 312 y en el correo apatca.leon@gmail.com.

Pilar Giganto Muñiz
Secretaria de APATCA