un mes de bigotes para visibilizar la salud masculina
LA SALUD EN TU DIA A DIA

REVISTA Nº 142 – MARZO 2021

El papel del logopeda en tiempos de la Covid-19

Los coronavirus son una familia de virus que normalmente afectan a los animales, aunque algunos tienen la capacidad de transmitirse de estos a los humanos. El SARS-CoV-2 causa la Covid-19, una dolencia infecciosa que afecta a las personas de manera diferente.

Sus síntomas más habituales pasan por fiebre, tos seca, cansancio y sensación de falta de aire, aunque también pueden entrar en escena otras señales menos comunes como dolor muscular y malestar general, odinofagia, diarrea, conjuntivitis, dolor de cabeza, pérdida del gusto (disgeusia) y el olfato (anosmia) u erupción en la piel, entre otros. Además, en los casos más graves puede aparecer neumonía, fallo renal o incluso desencadenarse la muerte.

Esta pandemia nos está llevando a los logopedas a hacer frente a las nuevas necesidades surgidas, principalmente por el aumento de la presión asistencial para atender a los pacientes con Covid-19. Pero también por las secuelas que de ella se derivan, y la adaptación continua de nuestras terapias para hacer frente al elevado riesgo de contagio.

La logopedia, que este 6 de marzo celebra su día europeo, es la disciplina sanitaria encargada de la prevención, evaluación, diagnóstico y tratamiento de los trastornos de la comunicación, el lenguaje, el habla, la voz y las funciones orofaciales: respiración, succión, masticación y deglución.

Nuestro campo de actuación es muy amplio, pues abarca todas las etapas de la vida desde la atención temprana en la población infantil a la intervención con adolescentes pasando por la etapa adulta y la tercera edad.

Los datos reflejan que el 14 por ciento de los pacientes con Covid-19 requieren hospitalización y un cinco por ciento su paso por una Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), donde los ingresados experimentan a menudo dificultades de comunicación y/o deglución como resultado de su enfermedad y de los tratamientos que reciben.

Y es que muchos de los pacientes requieren ser intubados y se enfrentan a largos periodos de inmovilización, por lo que pueden aparecer alteraciones pulmonares, debilidad muscular, dificultades comunicativas, disfonía y disfagia asociada a una disfunción sensorial y neurológica similar a la pérdida de gusto y olfato.

No en vano, según un reciente estudio del Hospital de Mataró (Barcelona) dirigido por el profesor Pere Clavé, presidente fundador de la Sociedad Europea de Trastornos de Deglución, el 55 por ciento de los pacientes que han necesitado ventilación mecánica mediante intubación a causa de la infección por coronavirus sufren disfagia, por lo que tienen dificultades para tragar y no pueden alimentarse correctamente.

Por tanto, y tal como refleja el Consejo General de Colegios de Logopedas (CGCL), son muy variadas las actividades que podemos llevar a cabo en el abordaje de las secuelas originadas por la Covid-19:

  • Evaluación y tratamiento de la disfagia posextubación.
  • Evaluación y rehabilitación de la disfagia y la voz por intubación prolongada.
  • Evaluación y gestión de la disfagia después de la descompensación.
  • Evaluación y gestión de la disfagia por compromiso respiratorio.
  • Valoración y gestión de la fuerza respiratoria.
  • Valoración y gestión de la coordinación respiración-deglución.
  • Gestión de traqueostomías.
  • Evaluación de las funciones básicas de la comunicación y rehabilitación de éstas a consecuencia de la hipoxia cerebral.
  • Implementación de sistemas alternativos y aumentativos de comunicación (SAAC).
  • Prevención, detección y seguimiento del delirio.
  • Preparación y planificación del alta, en la que se incluye la seguridad en la alimentación e indicaciones al cuidador.

En este contexto, la figura del logopeda se revela fundamental dentro de los equipos sanitarios multidisciplinares contra la Covid-19, donde tenemos como objetivo no sólo la rehabilitación, sino la prevención de posibles secuelas para reducir los tiempos de hospitalización y mejorar la calidad de vida de los pacientes.

Cristina Olmo Paniagua
Especialista en Logopedia y Logofoniatría
Hospital San Juan de Dios de León