salud dosmil dieta saludable
LA SALUD EN TU DIA A DIA

REVISTA Nº 109 – DICIEMBRE 2012

Dieta saludable

Disfrutar de las fiestas de Navidad no debe ser sinónimo de consumir en exceso, especialmente en lo tocante a la comida.

dos razones para la moderación

  1. En primer lugar, hay que pensar que cuesta menos no pasarse que pasarse y remediarlo. Si suponemos que para una persona normal el consumo es de 1.000 calorías por comida, con lo que no pasa hambre y no engorda. Si en una de estas comidas o cenas ingiere 2.600 calorías, para recuperar el peso tras las fiestas, deberá ingerir 600 calorías durante cuatro comidas. Podemos no ser tan estrictos y permitirnos 1.600 calorías y luego el esfuerzo para recuperarnos será más razonable, con dos comidas de 700 calorías.
  2. La segunda razón para la moderación y quizás más importante, es que en estas fiestas corremos el riesgo de perder hábitos que nos han costado mucho esfuerzo conseguir. Por ejemplo si ya no picoteamos durante el día, el hecho de hacerlo “porque es Navidad”, supone además de privarnos posteriormente de las calorías ingeridas en exceso, tener que recuperar un buen hábito que teníamos y hemos perdido. 

trucos que nos pueden ayudar para seguir una dieta saludable

  1. Mentalizarse, piensa en lo que te va a costar después recuperar el peso.
  2. Empieza sin hambre, si antes de la comida de Navidad, nos tomamos 2 piezas de fruta y bebemos bastante agua, empezaremos a comer parcialmente saciados y comeremos con menos ansia.
  3. Cocina ligero en la medida de lo posible y no hagas cantidades excesivas, por miedo a quedarte corto ante la familia.
  4. Márcate dos días de restricción antes y después de las fiestas, para conseguir un balance más equilibrado.

Si a pesar de todo no lo hemos conseguido, con la comida del día de Reyes ponemos fin a las comilonas y volvemos a nuestros hábitos normales, los cuales deben de estar marcados por una alimentación sana y equilibrada y ejercicio físico regular.

recomendaciones para una dieta saludable

  • Hacer 5 comidas al día.
  • Comer de todo y de forma variada.
  • Cocinar a la plancha, vapor, horno, papillote o hervido.
  • Beber al menos 1,5 litros de agua al día.
  • No saltarse una comida, ya que se produce el efecto contrario: al dejar de aportar a nuestro organismo lo que necesita, éste disminuye su actividad para evitar perder energía.
  • Los hidratos de carbono, aportan energía, no aportan grasa. No es lo mismo espaguetis con tomate que espaguetis carbonara.
  • Los alimentos light aportan menos kilocalorías, pero eso no quiere decir que por eso podemos comer más cantidad.
  • La fruta no engorda ni más ni menos si la comemos antes o después de la comida, las kilocalorías son las mismas. Sí es verdad que si la tomamos antes nos provoca sensación de saciedad.
  • Los alimentos integrales, aportan más fibra, vitaminas y minerales pero las kilocalorías son las mismas.
  • Huir de las dietas milagro, ya que son peligrosas para la salud, restringen el aporte de energía y suelen estar carentes de las vitaminas y de los minerales importantes para el organismo. No enseñan buenos hábitos y se produce el efecto yo- yo y se recupera más peso.
  • La mejor dieta, es la mediterránea que se caracteriza por el consumo de cereales y sus derivados (pan, pasta y arroz), legumbres, verduras y hortalizas. Aceite de oliva y frutos secos. También carnes, huevos y pescados.
Dra. Elena Valoria Escalona
Dr. Roberto Riera Hortelano
Dra. María Ledo Laso

Servicio de Medicina Interna
Hospital San Juan de Dios de León