salud dosmil cuidando ojos más peques
LA SALUD EN TU DIA A DIA

REVISTA Nº 113 – DICIEMBRE 2013

Cuidando los ojos de los más peques

La oftalmología pediatrica se ocupa de la salud ocular infantil, así como del buen desarrollo de la visión.

Se recomienda la primera visita entre los 3-4 años de edad porque los niños ya colaboran en la toma de la agudeza visual y se les puede hacer un examen más completo.

Pero ante cualquier alteración se recomienda una revisión en el momento, es decir que si notamos que el niño tuerce los ojos, tiene movimientos anormales en los ojos, no fija la mirada o presenta un fulgor blanco a través de la pupila.

Las patologías más frecuentes en la edad pediatrica son la siguientes:

  • Dacriocistitis del recién nacido: lagrimeo, es muy frecuente en niños pequeños por una falta de permeabilización de la vía lagrimal, con episodios frecuentes de conjuntivitis. En la mayoría de los casos se resuelven solos y el tratamiento se basa en el mismo de las conjuntivitis y masaje en la zona del saco lagrimal. Sino se resuelve solo a partir de los 8-10 meses de edad hay que hacer un sondaje de la vía lagrimal en quirófano.
  • Estrabismos ocurren en el 4 % de los niños y es importante que sean detectados cuanto antes para su correcto tratamiento y seguimiento.
  • Defectos de refracción como hipermetropías, miopías o astigmatismos, afectan a un 20 % de los niños en edad escolar, que van a necesitar gafas.
  • Cataratas congénitas cuando el cristalino, la lente que hay dentro del ojo, tiene una opacidad parcial o completa que dificulta la visión.
  • Glaucomas congénitos, uveítis.
  • Enfermedades retinianas: retinopatía del prematuro (niños con bajo peso al nacimiento e inmadurez retiniana), hoy en día ha mejorado mucho el pronóstico gracias al tratamiento precoz.
  • Retinoblastomas tumores del interior del ojo.
  • Angiomas palpebrales lesiones rojizas que se descubren en el momento del nacimiento o en los 6 primeros meses de vida.

defectos de la refracción

Su detección temprana es crucial porque a veces ni ellos mismos se dan cuenta de que no ven bien.

Los niños no saben cómo tienen que ver, ni se comparan con otros compañeros. Sin embargo hay ciertos síntomas que nos pueden alertar.

  • Tienen problemas para aprender, se saltan palabras o frases al leer, no comprende lo que han leído o pierden la atención más fácilmente que sus compañeros de clase.
  • Parpadean excesivamente, tuercen o guiñan los ojos con frecuencia.
  • Escriben en una postura distinta.
  • Les pican los ojos y les duelen la cabeza, sobre todo al salir del colegio o al final del día.

A los niños miopes dejan de interesarles los juegos al aire libre: por ejemplo el futbol, que antes les encantaba, el problema puede ser que no ve bien la pelota y por eso prefiere otro tipo de juegos.
Los niños con altas hipermetropías rechazan las tareas en las que hay que fijar la vista en objetos cercanos como un libro o un cuaderno y prefieren juegos al aire libre. 

En cuanto a las gafas es muy importante la elección del modelo:Que los niños participen en la elección.

  • Cristal resistente a los golpes (lentes de policarbonato).
  • Para niños inquietos, lo mejor son gafas con cinta que ajusta por detrás de la cabeza.
  • Forma de la montura adecuada al tamaño y forma de la cara del niño.
  • En algunos casos están recomendadas las lentillas.

estrabismo

El estrabismo es la falta de alineación de los ojos. Ocurre en el 3-5 % de todos los niños (ambos sexos se afectan igual) y suele existir alguna historia familiar. Para que los dos ojos estén sincronizados en sus movimientos se requiere sobre todo la misma visión. Los seis músculos que mueven cada ojo deben trabajar juntos de un modo coordinado. Los estrabismos pueden ser de varios tipos los más frecuentes endotropias (hacia dentro) exotropias (hacia fuera) o hiper-hipotropias (desviaciones verticales).

Además de la desviación ocular el estrabismo se asocia frecuentemente a ambliopía u ojo vago, que es la disminución unilateral o bilateral de la agudeza visual causada por deprivación de la visión. Las causas mas frecuentes son:

  • Ambliopía estrábica es la más común causada por una falta de estímulo en el ojo desviado.
  • Ambliopía anisometrópica por una diferencia de graduación entre ambos ojos. El ojo que tiene más graduación es el que se hace vago.
  • Ambliopía por deprivación del estímulo en opacidades de medios como las cataratas congénitas a más precoz es la opacidad el grado de ambliopía es mayor.
  • Ametropía bilateral por errores de refracción altos y simétricos en ambos ojos. 

Los objetivos del tratamiento, en los niños, son:

  • Corrección de la desviación ocular.
  • Buena visión en cada ojo.
  • Buena visión binocular.
  • Visión en profundidad

Si un adulto tiene estrabismo desde la niñez, que no fue tratado, no se podrá revertir la ambliopía, ni la visión en profundidad, la meta de un adulto puede ser solo estética.

Los métodos de tratamiento son:

  • Intentar mejorar la visión (combatir la ambliopía) mediante gafas y oclusiones y a veces cirugía sobre los músculos del ojo.
  • Las gafas son, con frecuencia, el primer tratamiento. Y en algunos casos como estrabismos acomodativos son la solución.
  • La oclusión, los parches es la terapia más importante para los niños que tienen una disminución de la visión (ambliopía) el parche se pone sobre el ojo bueno para estimular el uso del que ve menos, con objeto de que su visión mejore.
  • La cirugía del estrabismo consiste en el fortalecimiento de algunos músculos del ojo y el debilitamiento de otros para cambiar la fuerza efectiva del globo ocular.
  • A veces para el debilitamiento se usa inyección de toxina botulínica que paraliza el músculo.

El tratamiento del estrabismo frecuentemente requiere años de trabajo por parte del paciente, sus padres y el oftalmólogo.

Una vez se detecta la ambliopía es muy importante el tratamiento con oclusiones del ojo bueno para recuperar la visión del ojo vago.

El desarrollo visual finaliza a los 9 ó 10 años de edad, después de la cual el tratamiento ya no es efectivo por eso las revisiones en la edad pediátrica son tan importantes.

Dra. Eva María González Tortosa
Servicio de Oftalmología
Hospital San Juan de Dios de León