salud dosmil cuidados sol
LA SALUD EN TU DIA A DIA

REVISTA Nº 111 – JUNIO 2013

Cuidados ante el sol

Vuelve el verano y con él las vacaciones, la playa, la piscina… todo con un denominador común: el sol.

Nuestra dermatóloga te recuerda unos consejos que no debemos olvidar para estar siempre protegidos y cuidar nuestra piel.

El sol es imprescindible para la vida y en el ser humano presenta multitud de efectos beneficiosos: es necesario para la síntesis de la vitamina D, presenta efectos positivos sobre el humor, mejora algunas enfermedades de la piel… Estos efectos beneficiosos no pueden hacernos olvidar los efectos negativos de una exposición solar inadecuada: la quemadura solar, el envejecimiento cutáneo prematuro con aparición de léntigos solares, arrugas, engrosamiento de la piel, lesiones precancerosas y cáncer cutáneo.

El primer error es olvidar la protección solar fuera de la estación veraniega. Las nubes no absorben la radiación solar de forma completa y la nieve refleja hasta un 85% de los rayos solares. Es importante tenerlo en cuenta, sobre todo en regiones geográficas como en la que vivimos.

Pero se acerca el verano y en esta estación debemos extremar los cuidados para protegernos del sol.

Nos centraremos, por lo tanto, en una serie de recomendaciones para una exposición solar adecuada:

  • Evitar la exposición solar entre las 12 del mediodía y las 4 de la tarde.
  • Evitar largas exposiciones al sol.
  • Proteger siempre la piel expuesta, mediante el uso de prendas de vestir, preferiblemente de color claro y de fibra natural, sombreros o gorras y gafas de sol.
  • Usar fotoprotectores solares, que contienen sustancias físicas o químicas denominadas filtros, capaces de absorber o reflejar las radiaciones solares, protegiendo a la piel de los efectos dañinos de las mismas.
  • Elegir el fotoprotector adecuado al tipo de piel, tanto en su cosmética como en el índice de protección solar (FPS). El FPS indica el tiempo que podemos exponernos al sol sin quemarnos o sin necesidad de volver a aplicar el protector solar. Cada persona debería conocer cuál es su sensibilidad a la exposición solar, es decir, el tiempo que puede exponerse al sol sin riesgo de quemadura y actuar en consecuencia. El término pantalla total se presta a confusión, ya que no garantiza una protección total frente a las radiaciones.
  • Aplicar sobre la piel seca una capa suficiente de fotoprotector (el FPS está calculado para una aplicación aproximada de 2gr/cm2), extendiéndolo por toda la piel, sin dejar áreas sin cubrir.
  • Aplicar el fotoprotector antes de salir a la playa, piscina u otra actividad al aire libre, como mínimo 30 minutos antes de la exposición solar.
  • Renovar el producto cada dos horas y tras el baño, a pesar de haber utilizado un producto resistente al agua.
  • No aplicar en la piel perfumes y colonias ya que pueden ser fotosensibilizantes.
  • Utilizar fotoprotección solar aunque el día esté nublado.
  • Beber agua para evitar la deshidratación.
  • Si está tomando algún medicamento revisar que no sea fotosensibilizante, en cuyo caso debe evitar la exposición solar.
  • No se recomienda la exposición solar en niños menores de 3 años.
  • En niños de cualquier edad utilizar protección física (camisetas, gorros…) y fotoprotectores especiales (fundamentalmente con filtros físicos de alto índice de FPS) resistentes al agua, en todas las actividades al aire libre, incluso en la sombra. Es importante evitar las quemaduras solares en la infancia.
  • Especial precacución en niños, embarazadas, en actividades al aire libre (de ocio o laborales), en personas con fototipos claros, en pacientes con enfermedades cutáneas fotosensibles o con especial predisposición al cáncer cutáneo y en pacientes inmunosuprimidos.

Por último, recordar que la utilización de lámparas de rayos UVA está desaconsejada tajantemente desde el punto de vista médico.

Los rayos UVA de las lámparas producen, al igual que los rayos solares, quemaduras, envejecimiento prematuro de la piel y cáncer de piel. Sólo estaría indicada su utilización en servicios hospitalarios, bajo una supervisión adecuada, para el tratamiento de algunas enfermedades como la psoriasis y la dermatitis atópica.

Dra. Beatriz González Sixto
Servicio de Dermatología
Hospital San Juan de Dios de León