salud dosmil consejos ola de calor
LA SALUD EN TU DIA A DIA

REVISTA Nº 107 – JUNIO 2012

Consejos ante una ola de calor

La mejor forma de protegerse del calor es usar el sentido común y las medidas tradicionales que nuestra cultura ha utilizado para cuidarse de los rigores del verano.

  • Evite salir de casa durante las horas centrales del día (entre las 12 del mediodía y las 6 de la tarde).
  • Beba más líquidos, sin esperar a tener sed. Sobre todo agua y zumos de fruta ligeramente fríos.
  • Evite comidas copiosas, tome verduras y frutas.
  • Coma menos cantidad y más veces al día. No tome comidas calientes ni abuse de las bebidas alcohólicas. Disfrute de la dieta tradicional de verano basada en platos fríos, ensaladas y frutas.
  • Intente evitar las actividades que exijan esfuerzo físico importante en horario de más calor. Si son inevitables, beba abundante agua o bebidas con sales minerales, antes y durante el ejercicio. Si se siente cansado o mareado, interrumpa su actividad y vaya a un lugar con sombra.
  • Descanse con frecuencia en la sombra. Planee las actividades lúdicas en la mañana o al atardecer cuando baja la temperatura. Cuide que niños y niñas jueguen en la sombra.
  • Use ropas de tejidos naturales, ligeras y holgadas, de colores claros, sombrero o gorra, gafas de sol y cremas protectoras solares. Evite la ropa sintética.
  • Utilice protección solar con factor de protección mayor de 15.
  • Permanezca en espacios ventilados o acondicionados.
  • Cuando esté en casa, utilice las habitaciones más frescas.
  • Durante el día baje las persianas y cierre las ventanas; ábralas por la noche para ventilar.
  • Mantenga los alimentos en el frigorífico y vigile siempre las medidas higiénicas.
  • Cuando estacione el coche no deje en el interior a niños ni ancianos con las ventanillas cerradas.
  • Ayude a las personas que puedan estar en mayor riesgo de sufrir los efectos del calor.

¿Qué efectos produce el exceso de calor?

  • Calambres: por pérdida de sales.
  • Agotamiento: malestar, dolor de cabeza, náuseas, vómitos, sed intensa.
  • Deshidratación: decaimiento y sensación de postración.
  • Golpe de calor: náuseas, vómitos, dolor de cabeza, piel caliente y enrojecida, aumento de la temperatura corporal por encima de 40º, inestabilidad al andar, mareos, pudiendo llegar a tener convulsiones y coma.

¿Quiénes deben estar especialmente protegidos del calor?

  • Las personas mayores, discapacitadas, los niños menores de 5 años y sobre todo los bebés.
  • Enfermos crónicos: hipertensión, diabetes, cardiopatía, obesidad, alcoholismo.
  • Las personas que tomen alguna medicación habitualmente, diuréticos y antihistamínicos o quienes consumen alcohol en exceso.
  • Los que realizan trabajos físicos intensos o deporte al aire libre con temperaturas elevadas.

¿Qué hacer ante una persona con golpe de calor?

  1. Llame al 112.
  2. Coloque al enfermo en un lugar a la sombra.
  3. Quítele ropa para airearle.
  4. Si está consciente, colóquele con la cabeza ligeramente elevada y ofrézcale abundante agua.
  5. Refrésquele con agua fría o hielo, sobre todo la cara y axilas. No le meta en la bañera para enfriarle.
  6. Si está inconsciente colóquele tumbado de lado, con las piernas flexionadas.
  7. Nunca ofrezca líquidos a una persona inconsciente.

Servicio de Urgencias 24 horas
987 23 25 00
Hospital San Juan de Dios de León