Virus zika 1
LA ACTUALIDAD
REVISTA Nº 123 – JUNIO 2016
Virus zika
El virus de Zika es un arbovirus, es decir, un virus transmitido por artrópodos. Pertenece a la familia Flaviviridae, de la cual forman parte otros virus como los del dengue, fiebre amarilla, encefalitis japonesa y el virus del Nilo Occidental.
Se aisló por primera vez en el año 1947 en monos en Uganda (África) en el bosque de Zika, al cual debe su nombre. En un principio, se consideraba que el virus se transmitía en un ciclo que implicaba sólo a primates y mosquitos, siendo el hombre un huésped ocasional.

Desde su descubrimiento ha originado pequeños brotes limitados al continente africano. Sin embargo, fuera de África, el hombre se ha convertido en su huésped principal. En el año 2007 causó una epidemia en Micronesia que afectó casi al 75% de la población. Estudios genéticos han demostrado la existencia de dos linajes: africano y asiático. Se cree que fue una mutación en el linaje asiático la que condujo a una mejor adaptación del virus al humano.

En marzo del 2014, Chile notifica a la Organización Mundial de la Salud (OMS) la confirmación de un caso de transmisión autóctona de enfermedad por virus Zika en la Isla de Pascua. En mayo, Brasil confirma la transmisión de virus Zika en el nordeste del país. Desde octubre del 2014, la epidemia se ha extendido rápidamente por numerosos países de América, debido a la abundancia del mosquito vector. Hasta la actualidad, se ha notificado la transmisión de este virus en 67 países en África, América, Asia y el Pacífico.

Es difícil conocer la magnitud de la epidemia porque gran parte de la población afectada no busca asistencia sanitaria, pero las autoridades sanitarias brasileñas han estimado que sólo en Brasil se han afectado cerca de un millón y medio de personas desde que comenzó el brote.

En los grandes brotes de Polinesia francesa (2013) y Brasil (2015) se observó un aumento de casos de malformaciones congénitas en recién nacidos y problemas
neurológicos, paralelo al aumento de la infección por el virus en la población.

La enorme extensión de la epidemia y la potencial aparición de complicaciones, ocasionó que el 1 de febrero de 2016, la OMS declare que la enfermedad por virus Zika constituye una emergencia de salud pública de importancia internacional.

¿Cómo se transmite el virus zika?

Se transmite por la picadura de mosquitos infectados del género Aedes, especialmente Aedes aegypti, aunque también figuran como transmisores otros mosquitos pertenecientes a este género, como Aedes albopictus (mosquito tigre).

El virus Zika se detecta en sangre durante 5–7 días,  por lo que existe posibilidad de transmisión a través de donaciones de sangre, aunque este mecanismo es muy poco probable debido a los análisis que se hacen de la sangre donada antes de la trasfusión.

Recientemente se ha demostrado en dos casos que personas infectadas por el virus pueden transmitirlo por vía sexual.

También existen evidencias de la posible transmisión materno-fetal, aunque está en estudio.

¿Qué síntomas causa el virus zika?

Se desconoce la duración de su período de incubación, aunque se cree que es de pocos días. Los síntomas más frecuentes aparecen entre 2 y 7 días después de la picadura del mosquito. Suele presentarse fiebre no muy elevada y una erupción o exantema, que en algunas ocasiones puede producir picor. Se acompaña generalmente de malestar general con dolor muscular, articular o conjuntivitis. En menor proporción de pacientes se ha observado cefalea, dolor retro-orbitario, edemas o alteraciones gastrointestinales.

Estos síntomas son muy parecidos a los causados por otros virus transmitidos por este mosquito, como los del dengue o chikunguya.

¿Cómo se puede diagnosticar la enfermedad por virus zika?

El diagnóstico de la enfermedad se hace por la presencia de síntomas característicos en el paciente junto con el antecedente epidemiológico de estancia o viaje a las zonas donde hay transmisión del virus Pero debido al gran parecido de la enfermedad con las producidas por otros agentes transmitidos por el mosquito, el diagnóstico definitivo se basa en la detección de material genético (RNA) del virus en sangre y otros fluidos biológicos en la fase aguda de la enfermedad. Una vez pasada la enfermedad, es posible la detección de anticuerpos en suero, pero se han descrito falsos positivos en pacientes que han padecido dengue o están vacunados de fiebre
amarilla.

En España, el centro de referencia para detección de virus Zika es el Centro Nacional de Microbiología.

¿Es grave la enfermedad causada por el virus zika?

La enfermedad suele ser leve, incluso en ocasiones pasa desapercibida. Las complicaciones son poco frecuentes. Se ha descrito un aumento de malformaciones congénitas como la microcefalia en recién nacidos en las zonas donde se produce transmisión activa del virus. Se ha detectado en seis de estos casos la presencia del virus en líquido amniótico o tejido cerebral. Así mismo, ha aumentado la incidencia de cuadros neurológicos como el síndrome de Guillain-Barré, meningitis, mielitis y encefalitis.

Diversas investigaciones han asociado estas complicaciones con la infección, pero se necesitan estudios más consistentes para poder entender esta relación. También se está intentando descartar otras causas que las originen.

Complicaciones que aparecen en infecciones por otros flavivirus, como hemorragias o shock, no se han descrito hasta ahora en este virus. Solamente se han
comunicado menos de diez muertes posiblemente relacionadas con la infección en adultos y tres fallecimientos causados por el síndrome de Guillain- Barré.

¿Cuál es el tratamiento para la enfermedad por virus zika?

No existe tratamiento antiviral específico. Se recomienda guardar reposo y beber abundantes líquidos para prevenir la deshidratación, sobre todo en pacientes con fiebre alta. Se puede tomar medicación para aliviar los síntomas, evitando la aspirina, ibuprofeno u otros antiinflamatorios no esteroideos, hasta descartar infección por otros flavivirus causantes de hemorragias.

¿Cómo se puede prevenir la infección por virus zika?

No existe vacuna en la actualidad contra la enfermedad. La mejor forma de prevención, en caso de viajar a zonas afectadas, es prevenir la picadura del mosquito vector.

La actividad de Aedes aegypti es fundamentalmente diurna, sobre todo a primeras horas de la mañana y últimas horas de la tarde. Se recomienda usar repelentes de forma frecuente, cubrir el cuerpo con ropas de color claro, manga larga, pantalones largos, sombrero y si es posible, dormir en lugares protegidos de mosquitos o cubiertos con mosquiteras.

Los mosquitos y sus lugares de cría suponen el factor de riesgo más importante para la infección por virus Zika. La eliminación o modificación de estos lugares de cría sirve para reducir la población de mosquitos y minimizar el riesgo de contacto con humanos. Por tanto, las autoridades locales deben esforzarse en la eliminación de zonas con aguas estancadas, realizar fumigaciones en situaciones de brotes,… También se recomienda vaciar o limpiar regularmente los contenedores que acumulen agua y eliminar posibles criaderos de mosquitos como macetas, canalones, neumáticos,…

Se desaconseja a mujeres embarazadas viajar a zonas endémicas.

¿Puede aparecer la enfermedad en españa?

En el litoral mediterráneo existen mosquitos como el Aedes albopictus, con capacidad potencial de albergar el virus Zika y es posible la llegada de pacientes enfermos o en período de incubación provenientes de áreas endémicas. Aunque nunca se ha detectado ningún caso de transmisión autóctona, es posible aunque poco probable que se produzcan brotes en España.

Microbiología Clínica
Dra. Elva Valdés Vázquez
Hospital San Juan de Dios de León