una unidad de obesidad con visión multidisciplinar
LA ACTUALIDAD

REVISTA Nº 145 – DICIEMBRE 2021

España es el cuarto país europeo con menor tasa de fallecidos por millón de habitantes en accidentes de tráfico. Su vasta infraestructura viaria, con una red de autopistas y autovías que es la más extensa del continente, contribuye firmemente a la seguridad vial. Del mismo modo, estrategias como la reducción del límite de velocidad a 30 km/h tratan de recortar la siniestralidad en las vías urbanas.

100.000 accidentes de tráfico al año, según datos de la Dirección General de Tráfico (DGT), que señala un aumento significativo de la siniestralidad tras el confinamiento debido a la pérdida de habilidades para la conducción, la relajación en las normas de circulación, así como el deterioro de un parque automovilístico que ya supera los 13 años de edad media.

En este contexto, la Unidad de Accidentes de Tráfico del Hospital San Juan de Dios de León brinda una asistencia integral y gratuita a todos los lesionados en accidentes de tráfico desde el momento inmediato al siniestro, hasta su alta clínica. Sin listas de espera. Y es que contar con una atención rápida y especializada resulta, en muchos casos, vital para lograr una recuperación total y evitar futuras secuelas.

Gracias a la cobertura que proporciona el Seguro Obligatorio de Vehículos a Motor en virtud del convenio que mantiene la mayor parte de las compañías con la Unión Española de Entidades Aseguradoras y Reaseguradoras (UNESPA), la patronal del sector, el Hospital San Juan de Dios de León ha atendido en hospitalización a una veintena de pacientes en lo que va de 2021 (que generaron 146 estancias), mientras que hasta 24 conductores, ocupantes, ciclistas y peatones ingresaron en el Hospital San Juan de Dios de León en 2020 tras elegirlo como centro de asistencia sanitaria. Independientemente de que tuvieran o no un seguro privado de salud y sin que tuvieran que asumir el coste de dicha asistencia.

“La mayoría, ocho de cada diez, tienen lesiones leves. Muchas son contracturas derivadas de alcances por detrás”, ha precisado el doctor Luis T. Gervás, especialista en Traumatología, en relación a unas colisiones que acaban dañando a quienes las sufren por el mecanismo tensional tan violento al que se someten cabeza y cuello tras el impacto.

En este sentido, ante el latigazo cervical o una contusión lumbar el paciente es atendido de manera ambulatoria tras ser derivado por el servicio de Urgencias del propio Hospital o el Complejo Asistencial Universitario de León (CAULE). Así, 2020 cerró con 1.884 consultas y 7.081 sesiones de rehabilitación (1.600 y 6.412 este 2021).

Alcance de las lesiones

La gastrectomía vertical o manga gástrica (sleeve gastrectomy) es una técnica en la que se extirpa la mayor parte del estómago, aproximadamente el 80 por ciento de su volumen. Su mecanismo de acción es doble, ya que por un lado produce una sensación de saciedad prematura y, por el otro, una disminución del apetito. Hoy es la técnica más usada sumando más del 70 por ciento de todas las cirugías bariátricas que se hacen mundialmente.

A través de unas pequeñas incisiones los cirujanos introducen las pinzas, la cámara, y las endograpadoras para poder realizar la intervención por vía laparoscópica. Se reduce de forma calibrada y controlada el tamaño del estómago convirtiéndolo en una especie de tubo, lo que reduce el volumen de la ingesta.

A diferencia del bypass gástrico, esta técnica no altera ninguna parte del aparato digestivo ni la absorción de proteínas y minerales, lo que permite una recuperación más rápida de la función intestinal con un seguimiento postoperatorio más cómodo para el paciente, que comienza a comer a las pocas horas de la cirugía y puede marcharse de alta a las 24 horas de la intervención.

“Esta técnica mínimamente invasiva, que se realiza por vía laparoscópica, conlleva menos complicaciones metabólicas y quirúrgicas que el bypass gástrico“, apunta el doctor David Pacheco, que es jefe de servicio de Cirugía General y Digestivo del Río Hortega y responsable de la puesta en marcha de la Unidad de Cirugía Bariátrica del hospital vallisoletano en enero de 2002. A su lado trabajarán los cirujanos Jesús Manuel Silva y Vicente Simó, así como el doctor Francisco Jorquera y Rubén Díez, ambos especialistas de Digestivo.

Una cruda realidad

Las muertes en las carreteras siguen siendo una realidad. Detrás de cada una hay una familia rota y un proyecto de vida destrozado. Unos números que en Castilla y León – la tercera comunidad que más accidentes acumula tras Andalucía y Cataluña- desgraciadamente se mantienen una vez pasada la pandemia. Si el año pasado el número de fallecidos fue de 80 personas, este 2021, en los diez primeros meses, se eleva hasta las 86, es decir seis más. O lo que es lo mismo, una media de siete muertos por mes.

La cifra se asemeja mucho a la de 2019, año sin pandemia, cuando se produjeron 88 fallecidos. En cuanto al número de accidentes mortales la comparación también es muy similar. En lo que llevamos de año se han producido 72, los mismos que en 2020 y cuatro menos que en 2019.

Por provincias, León se sitúa a la cabeza con 19 muertos (7 más que en 2020), mientras que Valladolid ha vivido un triste incremento de trece personas, pasando de ‘solo’ cuatro el año pasado a 17 éste. En esta misma situación se encuentra Soria que de seis ha pasado a registrar 13 fallecidos, más del doble.
El dato más positivo se extrae de Salamanca donde tras 18 pérdidas en 2020 se ha pasado a cinco. Burgos también desciende de 14 a 11, al igual que Segovia de ocho a cuatro, y Ávila de seis a cinco. Por su parte, Palencia ha lamentado cinco fallecimientos frente a los cuatro de 2020 y Zamora ha pasado de seis a siete.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ya ha iniciado en Ginebra (Suiza) el Decenio de Acción para la Seguridad Vial 2021-2030, con el objetivo de prevenir al menos el 50 por ciento de las muertes y traumatismos causados por el tráfico para 2030. «Gran parte de este sufrimiento se puede prevenir, haciendo que las carreteras y los vehículos sean más seguros, y promoviendo la seguridad para caminar, ir en bicicleta y hacer un mayor uso del transporte público», ha asegurado el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.