integración radiológica
LA ACTUALIDAD

REVISTA Nº 141 – DICIEMBRE 2020

A lo largo de este 2020, que está a punto de echar el cierre, los Hospitales San Juan de Dios de León y Burgos han realizado inversiones en sus sistemas informáticos por un importe total de 200.000 euros. En ambos centros médicos se han integrado los informes de altas hospitalarias clínicas para su consulta inmediata tanto por parte del Complejo Asistencial Universitario de León (CAULE) como por el Hospital Universitario de Burgos (HUBU).

Además, en el caso del Hospital San Juan de Dios de León se ha llevado a cabo la integración del sistema de archivo digital de las imágenes diagnósticas (PACS, Picture Archiving and Communication System), así como del informe radiológico, lo que permitirá obtener la trazabilidad del proceso de citación y realización de estudios del paciente.

Esta automatización –desarrollada por las empresas IRE Rayos X e Indra- posibilitará también que desde el CAULE el especialista pueda acceder al informe radiológico o a las imágenes diagnósticas en cualquier momento y conservar esa información por tiempo ilimitado.

Una innovación real en el flujo de trabajo ya que, en virtud del Convenio Singular de Vinculación (CSV) firmado con el Servicio de Salud de Castilla y León (Sacyl), San Juan de Dios alivia su lista radiológica con cerca de 2.500 pruebas de resonancia magnética anuales. Una cifra que representa el 66% de las que efectúa en total.

De igual modo, lleva a cabo un número importante de TAC (tomografía axial computarizada) sin olvidar otras pruebas habituales como las ecografías y las radiografías convencionales. “Este año, a pesar de la pandemia de COVID-19, la actividad se ha mantenido con cerca de 3.000 resonancias, 2.100 TAC y otras 4.500 técnicas”, explica el gerente del Hospital San Juan de Dios de León, Juan Francisco Seco.

seguridad en la toma de decisiones

La integración de pruebas diagnósticas en el sistema de información de radiología (RIS, Radiology Information System), una parte muy importante de la historia clínica electrónica, llevará aparejada –a partir de ahora- una mayor seguridad, dado que permite comparar los registros previos realizados al paciente en todos los ámbitos y facilita la toma de decisiones ante posibles dudas en el diagnóstico.

El desarrollo de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) en el Hospital San Juan de Dios de León está permitiendo que los profesionales aumenten su capacidad resolutiva. Y es que con la integración de ambos sistemas se constituye una valiosa herramienta de gestión asistencial, docente, investigadora y administrativa, que maneja de forma unificada y en tiempo real toda la información de Radiodiagnóstico sin pérdidas ni redundancias en datos o esfuerzos.

Menor margen para el error

Así lo asegura la doctora Carmen Fuertes, responsable de este servicio en el Hospital San Juan de Dios, desde su estación de trabajo: “Esta interoperabilidad de ambos sistemas, que acabará con el uso de pendrives, disminuirá mucho el margen de error y nos permitirá ser más productivos”. “También con la elaboración del informe y su transcripción”, según sostiene.

En los últimos años el uso del filme o película en la Radiología, una especialidad médica en constante evolución, ha perdido su estatus de protagonista en los exámenes de rayos X. La radiología digital ha ganado espacio con un PACS -que captura, almacena y comparte las imágenes por medio de redes- y de un RIS, cuya base de datos puede ser integrada con éxito facilitando el proceso comunicativo entre los dos sistemas para que la gestión de las imágenes sea más exacta al combinar con otros datos clínicos del paciente.

Conseguir mantener un registro único es uno de los beneficios de la integración. El PACS permite que los datos sean cruzados y que las imágenes generadas puedan ser manipuladas por acceso remoto. Algo esencial dado que los exámenes por imagen son clave para el apoyo al diagnóstico y el seguimiento de diversas enfermedades, influyendo de manera decisiva en la terapia que será utilizada.

““Entendemos que la seguridad del paciente y la calidad de los datos, con un manejo mucho más amigable por parte del especialista, son claves”, precisa Juan Francisco Seco sin olvidar que “la consulta de informes e imágenes, en tiempo real y en el marco de un proceso totalmente automatizado, será ahora mucho más rápida y fiable”.

Información útil para el paciente y el sistema

“Los datos viajan cifrados a través de una VPN para su acceso inmediato”, apostilla el gerente del centro médico leonés para, a renglón seguido, incidir en sus ventajas de cara a la investigación clínica. Y es que, según recuerda, el Hospital San Juan de Dios de León ya trabaja en un proyecto con inteligencia artificial aplicada a la detección de casos de amiloidosis cardíaca – una enfermedad rara de mal pronóstico que se produce por el depósito progresivo de fibras insolubles de amiloide en el corazón- de la mano del Centro Universitario San Rafael Nebrija.

“Con los datos de las historias clínicas de los pacientes se pueden generar algoritmos (motores de búsqueda) con alto nivel de precisión”, señala sobre un desarrollo de modelos predictivos mediante Big Data que permite detectar el impacto de esta patología infradiagnosticada tanto para el paciente como para el sistema sanitario.