LA ACTUALIDAD

REVISTA Nº 139 – JUNIO 2020

Tras la pandemia de la gripe en 2009 y posteriormente del ébola, los organismos internacionales alzaron la voz de alarma y personajes tan conocidos como Bill Gates -en 2015- ya anunciaron que serían los virus, y no las guerras, los que traerían el caos en el mundo.

El SARS-Cov-2 ha supuesto un desafío para los sistemas sanitarios dada la velocidad de su transmisión y su alta letalidad, especialmente en personas mayores o con patologías previas.

Después de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declarase el 30 de enero el nuevo brote de coronavirus, cuyo origen se sitúa en la ciudad china de Wuhan, como “una emergencia de salud pública de importancia internacional”, se comenzaron a tomar medidas ante lo que se avecinaba.

El centro médico leonés decidió suspender todos los actos previstos para la celebración de la Semana de San Juan de Dios, cuya efeméride es el 8 de marzo. Y el 13, un día antes de que el Gobierno decretase el estado de alarma para contener la expansión del Covid-19, aprobó su Plan de Contingencia.

Una hoja de ruta, marcada por un comité de expertos, que estableció las directrices de actuación y medidas organizativas para afrontar la crisis ante la pandemia por el nuevo coronavirus SARS-CoV-2, frenando la difusión del mismo, y poder garantizar así los recursos para la prestación de la asistencia sanitaria indispensable.

A disposición de la gerencia regional de salud

En este sentido, el Hospital San Juan de Dios puso de “manera inmediata» todos sus medios materiales y humanos al servicio de la Gerencia Regional de Salud (Sacyl) para atender a las necesidades transmitidas desde la Dirección del Complejo Asistencial Universitario de León (Caule).

“La coordinación ha sido máxima y el contacto continuo, lo que ha permitido tener camas libres en todo momento”, asegura su gerente, Juan Francisco Seco, al señalar que, en estos dos meses, “se han atendido cerca de cien pacientes Covid-19 en la unidad de hospitalización habilitada y, además, se han asumido ingresos por otras causas para liberar al Caule”.

Semanas intensas en las que se queda con la “profesionalidad y humanidad” de todo el equipo del centro pese al “importante desgaste emocional” que la pandemia ha conllevado: “Ha sido una experiencia dura, pero enriquecedora porque ha sacado lo mejor que cada uno tenía dentro”.

Asegurar el abastecimiento de equipos de protección individual (EPIs) y otros materiales –cuyo consumo se ha incrementado un 300 por ciento- ha sido clave durante la gestión de esta pandemia, así como suplir las bajas del personal sanitario.

No en vano, una treintena de trabajadores se han visto obligados a parar, por resultar infectados con el coronavirus o encontrarse aislados en casa en cuarentena, una media de 25 días.

A principios de mayo el Hospital San Juan de Dios de León decidió dar un paso más y ofrecer a trabajadores y familiares (padres, hijos o cónyuges) pruebas de Covid-19 con el fin de saber si han desarrollado una inmunidad protectora.

“El 63% de nuestros profesionales han dado negativo en los más de 600 test realizados”, según explica.

Actualización del plan de contingencia

El comité de crisis aprobó el 8 de mayo una actualización de su Plan de Contingencia para recuperar paulatinamente la normalidad asistencial tras ver alterado su funcionamiento.

Un documento que ha previsto una desescalada en tres fases y ha fijado las condiciones de seguridad con las que se han reanudado las consultas externas, las pruebas diagnósticas, las cirugías o las sesiones de rehabilitación programadas.

De este modo, tras superar la etapa de actividad esencial, el Hospital San Juan de Dios de León ha retomado su asistencia privada, así como aquella ligada a compañías de seguros y mutuas de accidentes de trabajo, en un porcentaje del 50 por ciento.

Una situación que dará paso este mes de junio a una tercera fase de estabilización en la que se contempla el 75 por ciento de su actividad ordinaria.

No obstante, en función de la evolución de la pandemia y las directrices de las autoridades sanitarias, ésta podrá verse incrementada sin perjuicio de adoptar las medidas preventivas correspondientes.

El plan fija una serie de pautas generales como la desinfección de sus instalaciones, materiales, equipos y herramientas, el uso estandarizado de mascarillas para trabajadores, usuarios y acompañantes cuando no sea posible mantener la distancia de seguridad de dos metros o adecuar las agendas de consultas y pruebas para evitar aglomeraciones.

Además, establece medidas específicas por procesos y servicios que, junto a las generales, figuran en carteles colocados por todo el centro y son descargables en dispositivos móviles a través de un código QR.

Todo con el objetivo de proteger a pacientes y profesionales sanitarios de los riesgos de la infección por SARS-CoV-2, prestarles una atención de calidad, además de transmitirles la máxima seguridad y confianza.

Un sello de higienización y desinfección

En esta línea, el centro médico leonés ha llegado a un acuerdo con la empresa Société Générale de Surveillance (SGS), líder mundial en cuanto a calidad e integridad en servicios de inspección, verificación, ensayos y certificación, para obtener un sello que “redefine y extrema” los protocolos de higienización y desinfección al objeto de acreditarlo como “un entorno limpio, seguro y confiable”.

“Este sello certifica todo el trabajo que llevamos haciendo durante estos últimos meses y aglutina todo el conocimiento científico que hemos aplicado en el Hospital San Juan de Dios de León, tanto en la fase de atención a pacientes Covid-19 como en esta nueva etapa”, indica Juan Francisco Seco.

“Queremos que nuestros pacientes perciban la seguridad de todas las medidas que hemos implementado, para que confíen en ser atendidos con los máximos criterios de calidad y seguridad”, añade.

Para ello, SGS evaluará cada dos meses la eficacia de los procedimientos de limpieza y desinfección, medirá la calidad del aire, comprobará los sistemas de climatización y tomará muestras tanto ambientales como en superficie.

“No podemos bajar la guardia”, concluye el gerente del Hospital San Juan de Dios de León.

Los posteriores días de la semana de la festividad del Hospital San Juan de Dios de León, atendiendo a las recomendaciones de las autoridades sanitarias y con el objetivo de minimizar los riesgos de contagio de coronavirus (COVID 19) se suspendieron todos los eventos programados.