LA ACTUALIDAD

REVISTA Nº 121 – DICIEMBRE 2015

Un centenar de usuarios, dos centros de día, un colegio de educación especial, dos residencias, un centro ocupacional, decenas de terapias… detrás de este extenso entramado de servicios se esconde ASPACE León, una asociación sin ánimo de lucro y declarada de utilidad pública que cumple ya treinta años de vida.

Representando esas siglas hay casi un centenar de profesionales, más de doscientos socios y cerca de cincuenta voluntarios que cada día mueven el corazón de la asociación entregados a una causa común: atender y mejorar la calidad de vida de las personas con parálisis cerebral y encefalopatías afines. El reto, cuidar y ejercitar su cuerpo y su mente. Que cada uno de ellos consiga el mejor desarrollo físico y emocional posible y que la igualdad de oportunidades sea un hecho también en el ámbito de la discapacidad.

¿Qué es la parálisis cerebral?

Para entender mejor la labor y la razón de ser de ASPACE León conviene conocer previamente algunos de los secretos que encierra la parálisis cerebral, un complejo trastorno con infinidad de aristas y matices. Se produce por una lesión neurológica antes de que el desarrollo y crecimiento del cerebro es completo, derivando en un trastorno motor global. De carácter permanente y no progresivo, este trastorno es irreversible pero no degenerativo; acompaña al individuo durante toda su vida.

En ASPACE León se atiende a usuarios con parálisis cerebral, encefalopatías afines, síndromes extraños y discapacitados intelectuales.

Una red de centros en León: San Cayetano, San Feliz y San Lorenzo

La asociación está compuesta por una red de centros con distintos fines asistenciales situados en tres puntos de León: en el complejo de San Cayetano (a las afueras de la ciudad), en el barrio leonés de La Palomera y en la localidad de San Feliz de Torío. El pabellón San José del Complejo San Cayetano dispone de un centro de educación especial, una residencia y un centro de día. El colegio concertado de educación especial tiene muy bien elegido el nombre: se llama ‘La Luz’. En sus aulas no se aprende a leer ni a escribir. Se aprende a vivir. Todo entre terapia y terapia, porque son muchas las cosas que necesita un niño con parálisis cerebral: trabajo pedagógico, terapia psicológica; logopedia, para poder comer, hablar y comunicarse; fisioterapia, para aprender a respirar, a moverse y a caminar siempre que sea posible; hidroterapia, que les ayuda a relajarse; e hipoterapia, que les enseña a mantener el equilibrio, a comunicarse y a fortalecer los músculos. En la actualidad, 28 alumnos, de entre 3 y 21 años, acuden diariamente a ‘La Luz’.

El colegio comparte instalaciones en San Cayetano con un centro de día de adultos gravemente afectados, al que acuden una treintena de usuarios y en el que se desarrollan las mismas terapias de la mano de psicólogos, fisioterapeutas, logopedas, trabajadores sociales, profesionales de ocio y cuidadores.

La dotación de ASPACE León en San Cayetano se completa con una residencia con 30 plazas para personas gravemente afectadas. Incluye una plaza de respiro que la asociación ofrece a las familias para que el cuidador disponga de un merecido tiempo libre para atender necesidades básicas, enfermedades de familiares o viajes eventuales…

Las instalaciones de ASPACE León se extienden también por la localidad de San Feliz de Torío, donde la asociación cuenta con dos servicios a los que acuden 35 usuarios. La filosofía de trabajo en San Feliz pone el acento en conseguir que el mercado laboral no sea una meta inalcanzable para una persona con parálisis cerebral y encefalopatías afines.

En sus instalaciones hay un centro de día para adultos gravemente afectados, en el que se ofrece fisioterapia, asistencia psicológica, atención básica y logopedia, entre otras terapias, y un centro ocupacional, en el que se desarrollan talleres prelaborales. Encuadernar libros, fabricar velas, gestionar la colada de toda la asociación con el manejo de una lavandería industrial… decenas de usuarios con lesiones neurológicas realizan estas tareas bajo la supervisión de un encargado de taller.

La incorporación al mundo laboral, siempre que las capacidades cognitivas lo permiten, es uno de los grandes retos a los que se enfrenta el colectivo de la discapacidad. Por eso, ASPACE León ya trabaja desde hace tiempo para hacer de este objetivo un sueño cumplido. En esta aventura se trabaja también en colaboración con otras instituciones. Como en Aspacenet, un proyecto de Confederación Aspace y Vodafone que busca mejorar la calidad de vida de los afectados gracias a las nuevas tecnologías. O en los ‘Itinerarios laborales’ impulsados por la Gerencia de Servicios Sociales de la Junta de Castilla y León con la colaboración de FSE (Fondo Social Europeo) y que logran que los chicos de ASPACE León tengan su primer contacto con el mundo laboral: cómo afrontar una entrevista, qué derechos y deberes tenemos…

En San Feliz de Torío se entremezclan trabajo, terapia y ocio. El deporte adaptado llega de la mano de un taller de boccia. Los usuarios se benefician además de sesiones de hidroterapia, que permiten hacer rehabilitación en un tanque de agua a 35 grados de temperatura, y realizan sesiones de equinoterapia. El objetivo, no sólo mejorar el tono muscular y el equilibrio, sino también establecer vínculos afectivos con los animales que contribuyen a su desarrollo emocional.

El tercer espacio donde ASPACE León ejerce su actividad es en San Lorenzo, un centro residencial ubicado en el barrio de La Palomera. A espaldas de la Catedral de León, esta corrala ajardinada es sin duda sinónimo de integración social y vida autónoma para el colectivo de parálisis cerebral.

Dormitorio, baño, zona de estar y un pequeño office. Así están diseñados los 3 pisos (para 7 personas cada uno) y el apartamento (de 3 plazas) en los que viven un total de 21 personas con parálisis cerebral. Este complejo residencial dispone de zonas comunes, dotadas de comedor y zona de estar, y cuenta con un programa de ocio dirigido desde la asociación.

Además, profesionales de ASPACE León velan las 24 horas del día por sus necesidades básicas y sus residentes acuden a los centros de día cada mañana para seguir distintas terapias. Todo encaminado a garantizar una vida casi autónoma e integrada en el barrio.

San Cayetano, San Feliz de Torío y San Lorenzo. Tres espacios distintos pero un mismo objetivo: tender puentes ante la discapacidad, garantizar la asistencia sociosanitaria debida y caminar hacia la integración.

Para hacerlo realidad, la maquinaria de la asociación siempre está engrasada y a punto. Conciertos benéficos, actividades lúdicas, proyectos solidarios…. En ASPACE León se vive cada día a golpe de nuevos proyectos y retos que permitan recaudar fondos y hacerse oír entre la gente. No en vano, son la voz de un centenar de personas que viven, sienten y en muchos casos no pueden expresarse. Junto a ellos, sus familias, que son el alma de esa gran casa.

Apoyo 1: nuestros voluntarios, ¿te unes?

El departamento de Ocio y Tiempo Libre de ASPACE León coordina el funcionamiento de la red de voluntarios de la asociación. Son muchos los que dedican parte de su tiempo y su vida a ayudar en los centros de ASPACE, pero se necesitan muchas más manos generosas para unirse a esta batalla diaria.

Son muchas las tareas en las que se requiere la presencia de un voluntario: acompañar a los chicos en sus salidas a la calle, al cine, a un concierto…, salir todos juntos a dar un paseo, preparar una fiesta, convertirse en las piernas y los brazos en las actividades de juego de los más peques o en los campamentos a los que acuden los más mayores…. Si quieres unirte a la asociación sólo tienes que marcar un teléfono: 987 875194. Como veis, hay muchas formas de echar una mano.

Apoyo 2: revisiones periódicas y urgencias a cargo del hospital San Juan de Dios de León

ASPACE León y el Hospital San Juan de Dios de León sellaron hace meses un acuerdo que refuerza el control facultativo de los usuarios de la asociación. En virtud de este convenio, dos médicos de familia del centro médico realizan un seguimiento periódico de los chicos de ASPACE León, que tienen además acceso directo a las Urgencias de este centro sanitario. El acuerdo entre ambas instituciones podría ampliarse a partir de ahora con nuevas acciones en materia de dormación. De hecho, el objetivo es que los profesionales del Hospital San Juan de Dios de León, concretamente el personal de enfermería, ofrezca formación a los cuidadores en materias específicas: nutrición por sonda, prevención de úlceras por presión o formación para ayudas en la vida diaria, entre otros asuntos que se pretenden abordar.