EN PERSONA
REVISTA Nº 123 – JUNIO 2016
Margarita Cecilia Torres Sevilla- Quiñones de León es una medievalista, escritora, profesora de Historia Medieval en la Universidad de León, ponente, cronista… Y desde 2015, esta bañezana es también Concejala de Cultura Patrimonio y Turismo en el Ayuntamiento de León.

Actualmente eres la Concejala de Cultura del Ayuntamiento de León. ¿Cuáles son los grandes proyectos para esta legislatura en tu área?

Muchos. El principal que los leoneses recuperemos la ilusión por luchar para sacar adelante esta hermosa tierra, recuperando y revalorizando su historia, su patrimonio, sus costumbres. Ya hemos recuperado el Premio Nacional de Poesia González de Lama, recuperado el Festival de Cine Reino de León, vuelto a apostar, desde el ayuntamiento, por el Festival Internacional de Órgano, tan maltratado a pesar de su excelencia. Quedan muchos retos: en 2017 celebraremos el milenario del Fuero de León, en 2018 conmemoraremos como merece el origen romano de nuestra ciudad, para que todos sepan que nuestra madre fue la Legio VI Victrix…y no la Legio VII Gemina. Muchos proyectos, como convertir a León en punto de encuentro entre Oriente y Occidente, recuperar el pasado judío y de convivencia, potenciar el Auditorio, donde invertiremos más de 400.000 euros este verano para relanzarlo como León merece, y muchos otros más que irán viendo la luz, si Dios quiere.

¿Crees en la idea de futuro de un turismo para León enfocado a su cultura, su patrimonio y su naturaleza?

Sin duda. León cuenta con todos los boletos para ganar la lotería del turismo: patrimonio excepcional, una provincia privilegiada, una historia, una etnografía única, y un pilar gastronómico que apuntala la oferta también. León es una joya que debe de explotarse y con mucho futuro. Esa es la idea que me trasmiten diariamente los expertos en turismo, tanto nacionales como extranjeros.

Profesora, investigadora, escritora… ¿por qué se decidió a entrar en política?

De la mano de Antonio Silván, buen amigo y excelente político. Un hombre bueno, digno y honrado. Cualidades que admiro en un representante público. En política, a pesar de las noticias, existen magníficos hombres y mujeres dispuestos a luchar por una España mejor en los grandes partidos. Es hora de regenerar, sí, de olvidarnos de las ovejas negras y de condenar al ostracismo a los vividores, tal como nos pide la sociedad, de aprender de los errores de ser una democracia joven, pero también de aprovechar la oportunidad para renovar y recuperar la ilusión aportando cada uno su granito de arena, Es hora de cambiar para continuar trabajando por nuestra tierra. Hay personas que apuestan por ello y Silván ofrecía esa ilusión y ese folio en blanco donde escribir un futuro mejor y limpio.

Desde el ámbito de la cultura, ¿cuál es el nivel de colaboración del Ayuntamiento con la administración autonómica y nacional al respecto? ¿En qué están ayudando éstas a promover la cultura en nuestra ciudad?

En cuanto al campo que me compete, he de confesar que sólo he encontrado facilidades. Con la Diputación funcionamos como un buen equipo, codo con codo. A nivel autonómico, el apoyo es constante. Así da gusto trabajar. Esa es la lección que debemos transmitir a los ciudadanos a los que representamos y servimos: las instituciones están para funcionar, para ayudarse y contribuir al bien común.

Después de este reto en el ámbito político, ¿te planteas volver al ámbito docente y académico?

Nunca lo he dejado. De hecho sigo en la Universidad con dedicación exclusiva. Es mi vocación. La mejor herencia que podemos dejar es una sociedad culta y formada. Y la Universidad pública una apuesta segura de calidad. Me honra formar parte de ella.

Tras casi un año en la concejalía, ¿qué balance haces?

Aunque hubo momentos de sinsabor, sobre todo al principio, el apoyo de la gente, su cariño, los magníficos compañeros de viaje que tengo, con el Alcalde a la cabeza, ayudan a superar las dificultades de la inexperiencia inicial. Un año más tarde, es una experiencia enriquecedora y extraordinariamente positiva. Repetiría.

¿Cómo se ve León desde la docencia? Y, ¿desde la política?

Desde la docencia, como una ciudad, una provincia, con unos jóvenes extraordinarios a los que debemos entregar un futuro. Desde la política, como una vocación de servicio para conseguir ese futuro para nuestros jóvenes.

¿Qué actuaciones tienen previstas para la promoción de León en los próximos meses?

Estamos trabajando muy duro para que León sea conocido fuera de nuestras fronteras. De nada sirve que un leonés diga qué buena es la cecina, o qué hermoso San Isidoro. Lo que queremos es que eso mismo lo aprecie un chino, un japonés, un alemán, o un norteamericano. Eso exige promoción. Debemos “vendernos” fuera, sacar esa joya hermosa a la vista de todos para que la admiren. En unas pocas semanas la luciremos en el metro de Madrid, por ejemplo, donde podrán acceder a este León, de moda, como dice nuestro Alcalde, millones de pasajeros que vean nuestra publicidad. Un buen escaparate, uno entre tanto sobre los que estamos trabajando muy duro para el mejor servicio del ciudadano al que nos debemos.

Ya sabes que para el Hospital San Juan de Dios de Léon el aspecto de humanización de la asistencia es muy importante. Este año has sido miembro del jurado del Certamen de Fotografía sobre la Humanización de la Asistencia que todos los años organiza el Hospital San Juan de Dios de León, ¿qué experiencia has tenido, que te pareció?

Sois la organización plusquamperfecta. Me admira vuestra eficacia, capacidad de trabajo, vuestro sacrificio y constancia. Fue una experiencia muy enriquecedora. Sois un modelo a imitar. Creo que todos podemos aprender y mucho de vosotros.

Mantenías una gran amistad con el Hermano Miguel Pajares, fallecido a causa de la enfermedad del Ébola y que estuvo prestando sus servicios como capellán en nuestro hospital durante varios años, ¿cuándo /cómo nació esa amistad?

Me recuerdas un momento muy duro y, mientras contesto, no puedo evitar que se me humedezcan los ojos pensando en él. Se me marchó un amigo muy querido. Recuerdo que aquellos duros días, removí Roma con Santiago a través de los medios para que hicieran algo, para que pudiera volver a España. Me sentí muy mal ante la incomprensión de tantos ignorantes que mejor estarían callados.

Conocí al Hermano Miguel una de las veces que mi  abuelo Silvestre fue ingresado. Por entonces preparaba a un mismo tiempo las oposiciones a Titular de Universidad y escribía un libro para Plaza y Janés. Y lo hacía en el pasillo para no molestar y a un mismo tiempo no alejarme de mi abuelo, al que adoraba y adoro. Y el se  compadeció de mí, en aquella situación  tan dura en la que a un tiempo podía perder a uno de los seres más queridos para mí y me jugaba mi futuro en una oposición que, como una losa, no podía cambiar de fecha pasara lo que pasase.

A partir de entonces se convirtió, para mí y para mi madre, en uno de nuestros amigos más queridos. No  faltaba viaje a África del que no regresara con un detalle…y volviera con un donativo, que nada se le escapaba. Estuvo como invitado en el bautizo de mi hijo, ofició en él. Y el cariño intenso que sentía por el no se ha borrado, como tampoco he querido, a pesar del tiempo pasado tras su muerte, borrar de mi libreta de teléfonos el número de su móvil, a pesar de ser inútil conservarlo. Me acuerdo mucho de él. Siento su falta. Ojalá hubiera muchos Migueles Pajares en esta sociedad que pide a gritos volver a tener principios y valores tan altos como los suyos o los de quienes sirven al prójimo como vosotros hacéis. No existe trabajo más noble, más hermoso, más importante. Ante él, ante vosotros, los demás somos muy pequeñitos. Y al final he terminado llorando, y mira que no quería…

¿Qué destacarías de la labor asistencial que realizan en el mundo los Hermanos de San Juan de Dios?

Merece la pena conocerla. Creo que si quienes critican desde la demagogia barata supieran el trabajo maravilloso que llevan a cabo los hermanos y quienes se suman a su barco, la sociedad sería mejor. Insisto en que es mucho lo que debemos agradeceros y mucho más lo que tenemos que aprender de ellos y de vosotros. Sois un faro de luz.

El test de Margarita

Una ciudad_ déjame dos, anda, La Bañeza y León
Una comida_ los macarrones al horno de mi madre
Un lugar para perderse_ mi pueblo
Un colega de profesión para salir de cañas_ varios, lo que implica varias cañas
Un deporte_ el Choy Lee Fut (Kung Fu)
Un vicio (confesable)_ la pereza
Su mayor defecto_ sigo siendo muy ingenua y confiada
Su mayor virtud_ generosidad
Le gustaría parecerse_ cualquiera de los hombres y mujeres
que, como en la orden de San Juan de Dios, entregan su vida
por los demás
Un grupo musical o cantante_ Mago de Oz, Mónica Naranjo, Fito, Seal, AC-DC (uy, que me dijiste uno)
Un método de transporte_ el coche