Lolo dibujante

EN PERSONA

REVISTA Nº 115 – JUNIO 2014

{«dynamic»:true,»content»:»post_title»,»settings»:{«before»:»

«,»after»:»»}}

Creo que los dirigentes no están al pie de la calle y no se dan cuenta de que a los chicos les estamos quitando la creatividad y la fantasía, no las estamos potenciando.

¿Lugar de nacimiento?

Nací en León, pero me crié en Buen Suceso, un pueblo entre La Pola de Gordón y La Robla.

¿Cuándo nació tu afición por el cómic? ¿Qué cómics leías?

Desde pequeño empecé a dibujar en los libros del colegio y en los cuadernos, como todo el mundo, el problema es que yo no paré hasta hoy. Leía todo tipo de cómics. Tuve la suerte de que mi padre trabajaba en RENFE y le gustaba mucho leer, así que me traía cómics de todos los sitios porque en León no teníamos acceso a ese material. Luego empecé a leer La Codorniz, Mortadelo y Filemón… Con la muerte de Franco, cuando yo tenía 18 años más o menos, llegaron otros cómics importados de América o Inglaterra y había un par de librerías en León especializadas en cómics. Hoy en día alucino con las películas de dibujos animados o en 3D, me encantan y voy al cine a verlas.

¿Cuándo empezaste a dedicarte al dibujo profesionalmente?

Empecé haciendo chistes sobre un “Jesús hippy” para el Padre Flecha, en la parroquia de San Francisco de la Vega, cuando tenía unos catorce años. Más tarde empecé a trabajar para una imprenta local que hacía la hoja parroquial y les hacía dibujos. Profesionalmente empecé a trabajar para una empresa multinacional, les realizaba dibujos y logotipos para las bolsas de la compra o material de distintas empresas a nivel nacional. En la prensa, debuté con el Diario de León cuando volví de hacer la mili en Tenerife. He llegado a realizar relatos de terror para la radio, he trabajado para la televisión de León, he dibujado para botellas, he hecho pegatinas… la verdad es que he hecho muchas pijadas, pero me divierte mi profesión.

¿De dónde nacen los distintos personajes de tus cómics? ¿A qué personaje tienes más cariño?

Los únicos que tengo fijos son los de la serie de Tulio, el cerdo, la urraca, el angelito, Gregory… aparecieron porque me gusta mucho Mafalda, el personaje de Quino, pero en vez de ser buenos y desear la paz en el mundo, mis personajes son más macarras y canallas. El personaje del Güelu y el de “las señoras que fuman”, nacieron en colaboración con Fulgencio, de La Crónica. Es el típico abuelo leonés enterrado, que da igual que este vivo o no porque dice siempre lo mismo, lo que quiere. Mi preferido es el gocho, porque es el que nos ha quitado el hambre en León desde la Guerra Civil hasta hoy. En todas las plazas de los pueblos debería haber un monumento al gocho (risas).

¿Cómo dibujas? Quiero decir, ¿papel, ordenador, hojas?

Como empecé hace tantos años, empecé dibujando en papel, con plumilla, rotring, en aquel momento en los periódicos sólo había teletipos o máquinas de escribir, no había fax, era todo muy rudimentario. Me acuerdo el primer fax que compró La Crónica de León, era un aparato infernal del ruido que metía… Luego metían mis dibujos en unas máquinas enormes que realizaban las copias. Si la gente supiera cómo se hacían los periódicos antes, fliparían. Ahora dibujo con tarjeta gráfica, todo es mucho más sencillo. 

A la hora de plantear tus tiras, las inspiración te llega en cualquier momento y lugar o te pones a ello de un forma más disciplinada?

Mi inspiración es un milagro, no sé cómo me viene, no tengo una disciplina de trabajo. Mi única disciplina de trabajo es la presión de esperar hasta el último segundo que tengo para poder enviar mis tiras. Antes los periódicos imprimían de madrugada y podía esperar hasta última hora, pero ahora las rotativas no están en los periódicos y hay que entregarlos antes, a las 22h00 tiene que estar listo todo el material. En muchos casos, un cuarto de hora antes de enviar la tira, todavía la estoy pensando.

¿Crees que los dibujantes de tiras en los periódicos sois suficientemente libres para reflejar vuestra opinión en vuestras sátiras, o te cortas en algún tema?

Otro ejemplo, “León, Cuna del Parlamentarismo”, si esto pasa en Cataluña, se realizaría una difusión espectacular, se enteraría todo el mundo y se potenciaría como valor de la tierra, pero aquí no lo apreciamos. No queremos que se conozcan nuestras cosas, tenemos un atraso, pero es un atraso mental. Tenemos la tierra perfecta para vivir de nuestro turismo, nuestro patrimonio, nuestra montaña, gastronomía, agricultura, ganadería, no nos hace falta nada más. Quizá yo lo veo tan negativo porque siempre voy con mis gafas negras…

¿Cómo ves a las nuevas generaciones y su relación con el cómic?

Los niños dibujan muy bien, pero desde mi punto de vista el problema es la educación que les estamos dando. Tengo la teoría de que nuestro cerebro se desarrolla cuando usamos nuestros dedos, nuestras manos, por eso somos humanos (risas). Creo que para que un niño lea libros de adulto, debería empezar leyendo cuentos y cómics, de hecho, en algunos colegios las bibliotecas tienen cómics. Pero las leyes de educación han quitado el dibujo, los trabajos manuales, etc. Creo que los dirigentes no están al pie de la calle y no se dan cuenta de que a los chicos les estamos quitando la creatividad y la fantasía, no las estamos potenciando.

¿Qué buena noticia sobre León te gustaría llevar a tus tiras?

Me encantaría contar que León es una comunidad autónoma. Somos una comunidad autónoma unida por una “y”, una conjunción copulativa, Castilla “Y” León, pero al final León únicamente es una provincia de las nueve que forman parte de la Comunidad, es una autonomía demasiado grande y con intereses muy contrapuestos. Me gustaría que se identificara a León como una autonomía, sin despreciar ni faltar el respeto a nadie. Además, en León tenemos muchos más vínculos con Asturias que con Valladolid. Fíjate, sólo Ponferrada es mucho más grande que Segovia, Soria, Ávila, Zamora…

¿En época de crisis como la que estamos viviendo ahora, la creatividad fluye más? ¿Es más fácil hacer tiras ahora?

Sí, la verdad es que nos da mucho juego, aunque nos pagan menos (risas), tenemos que currar el triple para ganar lo de antes. Los dibujantes no existiríamos sin los políticos. Nosotros no podríamos hacer chistes de gente normal, pero como los políticos no son como la gente normal y tienen que cumplir su papel, pues nos da muchas posibilidades de hacer tiras con ellos.

El test de Lolo

Una ciudad_ Prefiero los pueblos: Cantexeira, en El Bierzo

Un rincón de su ciudad_ San Isidoro, sin duda. 300 años de corte y de reinado

Una comida_ Los huevos a la leonesa, con pimentón y aceite hirviendo por encima, con unas patatas fritas. Lo que pasa que ya soy mayor y el colesterol…

Un lugar para perderse_ Donde me encuentren, pero cualquier parte de la zona norte de El Bierzo: Bárcena, Miravalles, Los Ancares…

Un colega de profesión para salir de cañas_ Miguel Ángel Martín, además, lo hacemos a menudo

Un deporte_ Como a todo el mundo, me gusta el fútbol (soy del Celta de Vigo), pero por decir otro, el hockey sobre hielo, aunque nunca lo he practicado

Un vicio (confesable)_ Diría que un cubata y el tabaco, pero como estamos en un hospital, tendremos que decir que charlar es mi vicio

Su mayor defecto_ Que no tengo grandes virtudes

Su mayor virtud_ Que no tengo grandes defectos

Le gustaría parecerse_ A nadie! Eso sí, admiro a los profesionales y a los artistas

Un grupo musical o cantante_ “Yes”, me gusta la música de los setenta, soy muy setentero

Un medio de transporte_ Aunque el coche te da mucha independencia, me gusta viajar en tren, es muy cómodo. Además, soy hijo de ferroviario…