salud dosmil leo harlem
EN PERSONA

REVISTA Nº 111 –  JUNIO 2013

Leo Harlem

humorista y monologuista

Leonardo González Féliz, más conocido como Leo Harlem, es, sin duda, uno de los mejores cómicos de este país.

Una broma pesada de sus amigos dio un vuelco radical a su vida, y le colocó en la gran final del 3er Certamen de Monólogos de “El Club de la Comedia” donde descubrió que podía ser rentable eso de vivir haciendo reír a los demás.

Desde entonces sus amigos dicen de él que es un guionista de todo, pues refleja esas pequeñas cosas de la vida en cada una de sus actuaciones de un modo sorprendente, único e inimitable.

Aunque la mayoría del público en general te identifica como vallisoletano, tú has nacido en León. ¿A qué edad te fuiste? ¿Qué recuerdos guardas de León? ¿Cuáles son los rincones que te gusta visitar?

Nací en Matarrosa del Sil (1962) y me fuí a Valladolid con siete añitos. Me acuerdo de cosas del colegio y de mis amigos. Recuerdo también cosas de la matanza y de ir al huerto con la familia. He ido muy pocas veces al pueblo pero prometo volver a recorrer todos y cada uno de sus rincones porque me gustan todos.

Nos gustaría conocer un poco más tu trayectoria, tus comienzos en Valladolid y la curiosa anécdota de la procedencia de tu nombre artístico.

Mi primera actuación fue el 1 de marzo de 2001 en un bar que se llama “La Salamandra” y fue sorpresa hasta para mí. Mi nombre artístico proviene del bar donde trabajaba y que al llamarse “Harlem” me bautizó con ese curioso apellido para lo del artisteo.

Fue en el “Club de la Comedia” donde diste el salto a la fama, ¿cómo fue aquella experiencia?

Fue una cosa muy bonita. Llegué a la final en el año 2003 y, a partir de ahí, mi vida dio un vuelco total. Disfruté mucho y sigo pasándolo realmente bien.

A partir de ese momento, no has dejado de realizar proyectos y de trabajar con los mejores cómicos del país. ¿Con quién te has sentido más cómodo trabajando?

Realmente es muy difícil destacar a uno porque me lo paso de miedo con todos. Somos unos privilegiados y, además, somos gente sin complicaciones.

Tus monólogos triunfan en teatros, televisión, YouTube… nos gustaría conocer un poco el proceso de creación de tus monólogos.

Escojo un tema y, a partir de ahí, empiezo a escribir y a ordenar el texto. Luego los voy rodando en directo y se van puliendo hasta que quedan bien perfilados.

Por lo que sabemos, eres un futbolero empedernido. Has participado en campañas de abonados del Real Zaragoza y del Real Valladolid. Y ahora, formas parte del equipo de Javier Ares, en “Radio Estadio”, de Onda Cero. Cuéntanos la verdad, ¿os lo pasáis tan bien como parece en las retransmisiones?

Soy súper futbolero y me encantan los deportes en general. En el programa de Javier Ares nos lo pasamos de miedo. ¡Es un lujazo trabajar con esosfenómenos!

Si tuvieras que escoger un monólogo, alguno al que guardes especial cariño, ¿con cuál te quedarías?

Me quedaría con el monólogo de los restaurantes porque para mí es el mejor y el que más me gusta contar.

¿Cuáles crees que deben ser las virtudes de un monologuista? Te anticipamos una que todos sabemos: la improvisación y la rapidez al contar los chistes… Y de eso, vas sobrado…

Lo más importante es que sea creíble y hable de cosas que conozca de primera mano. Con eso y echándole gracia… todo va rodado.

Seguro que en los cientos de actuaciones que has realizado te han ocurrido historias o anécdotas divertidas… o no tanto. ¿Nos podrías contar alguna?

Una vez, actuando en Jerez, una señora se meó encima. Preparó una morrocotuda. Puso el suelo perdidito y tuvo que irse a casa a asearse y cambiarse de ropa. En fin… cosas que pasan.

¿La crisis da tanto juego como parece para los monólogos?

La crisis no suelo usarla como tema, pero sí que la usan muchos de mis colegas. Yo creo que la crisis es de cabezas y no de dinero, pero sería muy largo de explicar.

Pongámonos serios, aunque sea un momento: ¿hay algún tema que crees que un monologuista no debe tocar? 

Se puede hablar de todo. Yo, personalmente, prefiero no hablar de religión ni de cosas que puedan herir susceptibilidades, pero cada uno que haga lo que estime oportuno.

¿Cuáles son tus próximos proyectos?

Jubilarme lo antes posible. Me gustaría dibujar y escribir y estar más en casa.
Además, me gustaría escribir un libro, pero un libro en serio, usando un seudónimo que si no la gente no me toma en serio.

Me gustaría escribir pequeñas biografías de personas o de personajes ficticios que me gustan, que de una forma u otra me resultan interesantes.

¿Te vamos a ver próximamente en León con alguno de tus monólogos?

Después del verano, el 4 de octubre actuaré en el Auditorio de León con nuevos monólogos que estoy preparando.

A parte de cuando el trabajo te lo exige, ¿vienes mucho por León?

La verdad es que no vengo todo lo que debiera o me gustaría. Pero sí que intento venir 2 ó 3 veces al año.

Cuando vienes a León, ¿qué es lo que más te gusta hacer?

Merendar, cenar, comer, desayunar, poco porque me lío por las noches, y tomar vinos ricos. 

Una de tus facetas menos conocidas es que eres dibujante de cómics. ¿Reanudarás esa faceta?

El dibujo me gusta y espero realizar alguna exposición en un par de añitos. De momento seguiremos con el humor y ya veremos en un futuro.

El test de Leo

Una ciudad_Gijón
Un rincón de León_La Plaza del Grano
Una comida_Caldo gallego
¡¡Sea tajante!! ¿La cecina de León o el lechazo castellano?_El Botillo
Un lugar para perderse_El Valle del Silencio
Si no fuera cómico sería_Dibujante
Un colega de profesión para salir de cañas_Cualquiera. Todos son divertidos
Un deporte_Fútbol
Un vicio (confesable)_La comida picante
Su mayor defecto_Testarudo
Su mayor virtud_Puntualidad
Le gustaría parecerse a_Nadie en especial
Un grupo musical o cantante_El Pescailla
Un medio de transporte_La bicicleta