El trabajo social en el hospital San Juan de Dios de León 1
EL HOSPITAL POR DENTRO
REVISTA Nº 129 – DICIEMBRE 2017

El trabajo social en el hospital San Juan de Dios de León

A lo largo de su historia, la profesión de trabajo social ha sufrido avances y progresos en el camino profesional y formativo desde que comienza su andadura por el siglo XIX hasta llegar a lo que es hoy.

En el año 1964, se aprueba por el Ministerio de Educación Nacional, la reglamentación de las Escuelas de Formación de Asistentes Sociales.

A lo largo de su historia, la profesión de trabajo social ha sufrido avances y progresos en el camino profesional y formativo desde que comienza su andadura por el siglo XIX hasta llegar a lo que es hoy.  En el año 1964, se aprueba por el Ministerio de Educación Nacional, la reglamentación de las Escuelas de Formación de Asistentes Sociales. En años posteriores, el Consejo de Europa reconoce el trabajo social como profesión con funciones específicas y con una titulación superior. En el año 1985, pasan de llamarse asistentes sociales a trabajadores sociales, culminando en el año 2008 el proceso de evolución con la articulación del título de Grado en Trabajo Social por las universidades españolas. En el marco de la preparación durante el estudio y aprendizaje, hay un compendio de conocimientos y disciplinas que van desde los servicios sociales, medicina social, ética, psicología, sociología, trabajo social, derecho… que les preparan para afrontar los retos futuros en el ejercicio de su actividad profesional.

El departamento de trabajo social

Cuando el Hospital San Juan de Dios comienza su andadura en León, valora fundamentalmente, la presencia del trabajador social en su modelo asistencial. La Orden Hospitalaria del Hospital San Juan de Dios de León ante la creciente sensibilización hacia el mundo de la marginación y del sufrimiento, es consciente del potencial que tiene que ofrecer el trabajador social en sus centros de trabajo porque mira más allá de la simple curación del cuerpo. Su modelo asistencial compagina perfectamente la ciencia, los avances de la técnica y la humanización, respetando la dignidad del ser humano y buscando una asistencia integral. El derecho y la justicia social constituyen valores fundamentales que requieren del trabajo social y de los trabajadores sociales. Los centros hospitalarios de la Orden de San Juan de Dios se caracterizan por su sentido de competencia profesional, justicia social y solidaridad con todos los hombres y mujeres, privilegiando a los más necesitados.

Las trabajadoras sociales

En el Hospital San Juan de Dios de León hay un equipo de dos trabajadoras sociales, Ana María Palomo y Laura Delgado, ambas con muchos años de experiencia en el ejercicio de la profesión en el hospital.

El abordaje multidisciplinar del paciente es una de las características en su labor asistencial y colaboran para identificar, diagnosticar y buscar soluciones a los problemas planteados. El objetivo principal es detectar y atender necesidades y posibles situaciones problemáticas de los pacientes y su familia, proponiendo y canalizando alternativas y soluciones que permitan alcanzar un nivel adecuado de calidad de vida y bienestar al alta hospitalaria.

Metodología de trabajo

Cuando inician su intervención, recaban información suficiente acerca del paciente y de la existencia de soporte y apoyo familiar y sobre los diferentes aspectos de la realidad que configuran la situación:  datos de identidad, genograma, situación relacional, amistades, aficiones, así como el grado de comprensión de su propia situación y sus actitudes. En este punto resulta importante tener en cuenta algunos aspectos del paciente como la situación previa al ingreso hospitalario, tanto física como mental, determinadas enfermedades o patologías que pueden suceder de forma imprevista (ictus, fractura de cadera, ACV…) siempre comportan una pérdida de autonomía, personal o definitiva, asimismo aceleran el proceso de deterioro físico y/o psíquico que a veces es difícil de aceptar por parte de la familia, aumentan la dependencia del entorno y además, el hospital a veces provoca daños colaterales.

Durante el ingreso del paciente, realizan visitas y entrevistas de seguimiento para desbrozar con más profundidad cuál es la situación individual, social, familiar y económica del paciente y su familia, circunstancias de empleo, de salud, de vivienda e institucionales, previendo las dificultades y las posibles soluciones en el momento del alta hospitalaria.  Cuando lo consideran necesario, contactan con otros profesionales e instituciones (CEAS, centros de salud, otros hospitales,  asociaciones, centros residenciales…), familiares, vecinos o personas allegadas, para obtener la información más completa y adecuada.

Durante el año 2017 han intervenido en más de 350 casos sociales, siendo las demandas más frecuentes atendidas la orientación y asesoramiento sobre recursos existentes (centros residenciales, prestaciones por dependencia, discapacidad, incapacitaciones judiciales…), tramitación de prestaciones sociales y económicas, mediación entre pacientes y familiares; clarificando las demandas y necesidades planteadas por el enfermo y la familia, no siempre coincidentes o atención de problemáticas socio familiares planteadas por el paciente y su familia.

Las trabajadoras sociales, creen que se puede proceder al alta hospitalaria cuando médicamente sea factible, asegurándose de que el paciente tiene capacidad para seguir las indicaciones terapéuticas, cuenta con un entorno favorable que le apoya y cuida, tiene asegurada la continuidad de la asistencia por parte de otros servicios de atención social y sanitaria y el alta no entraña riesgos para la persona ni para su entorno.

Laura Delgado
Ana María Palomo
Trabajadoras sociales
Hospital San Juan de Dios de León