salud dosmil dietoterapia
EL HOSPITAL POR DENTRO

REVISTA Nº 106 – MARZO 2012

La dietoterapia orientada al confort del paciente

Existe una relación directa entre una buena alimentación y el estado de salud. La forma en la que nos alimentamos influye directamente en nuestra calidad de vida.

Sin duda esta realidad cobra una mayor dimensión durante una estancia hospitalaria. Mantener una correcta alimentación tiene efectos muy positivos en la recuperación del paciente, haciéndola más rápida y efectiva. Los aspectos nutricionales cobran cada vez más importancia en el tratamiento integral de los pacientes durante el ingreso hospitalario; una correcta prescripción dietética contribuye a una mejor evolución del paciente.

La Restauración Hospitalaria ha de participar de manera directa en ofrecer la mejor atención terapéutica, el mejor servicio a los pacientes y así como en mejorar su calidad de vida durante la estancia en el hospital.

No debemos olvidar el componente “emocional” que posee la comida. Los alimentos que ingerimos influyen directamente en el estado de ánimo y viceversa.

Durante el ingreso hospitalario el paciente se ve rodeado de situaciones ajenas a su cotidianeidad; intervenciones quirúrgicas, controles médicos, etc… Uno de los pocos momentos comunes a su día a día fuera del hospital es el acto de comer. El servicio de Restauración se convierte así uno de los aspectos asistenciales en el que más atención presta el paciente llevándolo a una mayor predisposición a juzgar y evaluar este servicio.

Esta situación se ve intensificada en el caso de pacientes sometidos a alguna dieta terapéutica que limita o modifica aún más su forma habitual de alimentación.

El servicio de restauración hospitalaria debe tener en cuenta ambos aspectos, el terapéutico y el afectivo, sabiendo que si bien el primero es fundamental para la correcta recuperación del paciente, es el segundo el que resulta emocionalmente más relevante para el mismo. En este sentido es esencial que la alimentación contemple la satisfacción de las necesidades terapéuticas y las expectativas gastronómicas y asistenciales de cada paciente a través de una dieta individualizada.

En esta tarea es primordial la participación de profesionales expertos en dietética y alimentación hospitalaria que sean capaces de conjugar estos dos aspectos e integrarlos en la dinámica socio-sanitaria del Hospital.

Como ya dijo Hipócrates 400 años A.C. Deja que la comida sea tu medicina”. 

Beatriz de Diego Blanco
Coordinadora Servicio de Nutrición y Dietética
Medirest